Particularidades de un buen producto. Fórmula de oportunidad

Si estás emprendiendo, es clave que sepas aplicar la fórmula de la oportunidad para identificar las particularidades de un buen producto.

Te recuerdo, que hemos venido hablando del tema, y en la  primera parte te explicaba cómo construir una Matriz de resultados esperados, para diferenciar esas características que deben tener tus productos o servicios.

Ahora, en la segunda parte te hablaré sobre:

  • La fórmula de la oportunidad para lograr un buen producto.
  • Luego, verás un ejemplo, para que comprendas cómo aplicar la fórmula de la oportunidad y su utilidad.

Lo primero que debes tener presente, es que el trabajo que están tratando de hacer tus clientes con tus productos o servicios, consta de 8 fases.

8 fases Características de un buen producto
8 fases del trabajo que quieren hacer las personas con un producto o servicio

Ahora bien, veamos porque no puedes perder de vista esta información.

Comencemos:

Fórmula de la oportunidad para lograr un buen producto

Si quieres que tu producto se destaque por sus características o particularidades, te será muy útil la aplicación de la fórmula de la oportunidad.

Ésta consiste en darle valores a los resultados esperados, ya que, la oportunidad es equivalente al nivel de importancia más la diferencia con respecto a la satisfacción.

Observa la fórmula:

Oportunidad = Valor de la importancia + Valor máximo de: (importancia menos satisfacción) ; 0

Para que no te compliques, te mencionaré los pasos que debes seguir.

Presta atención.

  1. Primero, te paseas por cada una de las 8 fases del trabajo que están tratando de hacer tus clientes con el producto.
  2. Después, vas suponiendo todos los posibles resultados que se pudieran esperar en cada fase, es decir, imaginas los escenarios que te gustaría que se dieran y, algo muy importante, ponte en la piel de tus clientes… imagina los resultados que a ellos les gustaría obtener.
  3. Luego, vas construyendo una matriz de resultados esperados, en 2 dimensiones: el nivel de importancia, en el eje vertical; y el grado de satisfacción, en el eje horizontal. Aquí tienes un enlace por si deseas repasar esta parte.
  4. Seguidamente, determina los segmentos de “clientes sobreservidos y mal servidos”, para identificar si estás dedicando esfuerzo en cosas poco importantes o, si por el contrario, debes reforzar algunas etapas.
  5. Ahora, elabora un cuadro en el cual agruparás los valores correspondientes a la importancia y al nivel de satisfacción.
  6. Finalmente, agrega una columna donde irás anotando el valor de la oportunidad, o lo que es igual, el resultado de la fórmula.

Detalla la imagen para que te ilustres mejor:

Características de un buen producto. Fórmula de la oportunidad.
Matriz de resultados esperados: Fórmula de la oportunidad.

¿Cómo aplicar la fórmula de la oportunidad?

Como lo puedes observar en la imagen, el cuadro de resultados esperados resume lo siguiente:

  • Columna 1 (RF): lista de posibles resultados esperados conforme a cada etapa.
  • La columna 2 (IMP): la importancia que le das a cada actividad.
  • Columna 3 (SAT): el nivel de satisfacción.
  • Por último, la columna 4 (VALOR OP.): el valor de la oportunidad, el cual calculas por medio de la fórmula.

Por ejemplo, para el resultado esperado Nº 1, tendrías:

Oportunidad = Valor de la importancia + Valor máximo de: (importancia menos satisfacción) , 0

Oportunidad Nº 1 = 8 + (8-3)

Entonces, la oportunidad Nº 1 = 13

Y así, para cada renglón…

Fíjate en los posibles escenarios para la columna 4:

  • Si la importancia menos la satisfacción es cero o inferior a cero, colocas cero.
  • Ahora, si te da un resultado positivo, usas el valor que te dé.

¿Esto de qué te sirve?

El valor de la oportunidad te sirve porque cuando haces tu investigación en el trabajo que están tratando de hacer las personas con tus productos o servicios, o cuando has localizado posibles resultados esperados, que te gustaría que tales productos pudieran ofrecer, te van a salir muchísimas ideas, por locas que parezcan.

Puedes hacer sesiones de brainstorming o lluvia de ideas.

Lo importante es que una vez que te metes en la película, empiezan a surgir cosas, opiniones o ideas y te van a generar un montón de puntos en tu matriz de resultados esperados.

Te cuento una experiencia positiva

Esta técnica de los resultados esperados fue propuesta por la consultora Strategyn, quienes a partir de su vivencia, desarrollaron una sierra cuya hoja es circular, convirtiéndola en uno de los artefactos más vendidos en Estados Unidos.

Lo más curioso es que Strategyn no fue el primero en entrar en ese mercado, ya que, con anticipación se habían posicionado otras marcas.

Entonces, ¿cómo lograron ese primer lugar en ventas?

En cada una de las fases del trabajo, identificaron una gran variedad de posibles resultados esperados.

Y en función de ello, desarrollaron el producto.

Fíjate lo que hizo la consultora Strategyn en cada fase:

  • En la fase de “Definir” se preguntaron: ¿qué quieren cortar los clientes con ese tipo de sierra? ¿cómo lo quieren cortar? ¿desean ver el ángulo para cortar? ¿de qué manera es mejor ejercer la presión? Etc…
  • Para la fase de “Preparar” los posibles resultados esperados están vinculados con: cómo colocar la sierra, que no se mueva la sierra, entre otros.
  • En el momento de “Localizar” se preguntaron, por ejemplo: ¿cómo ver el ángulo para cortar?
  • Para la etapa de “Confirmar” el resultado esperado se orienta a ver que todo está bien, entonces un resultado esperado puede ser: que el visor de la sierra muestre una línea donde se hará el corte.
  • En “Ejecutar”: empezar a cortar.
  • Cuando llegó la etapa de “Monitorear” se preguntaron: si el serrín o los residuos son expulsados por el lado correcto, si es necesario cambiar la presión, etc…

En fin… para cada producto o servicio empiezas a sacar posibles resultados en cada etapa y vas a colocar los valores de la oportunidad.

Es un ejercicio que te brindará una gran ocasión para conocer detalladamente lo que haces y todo esto lo puedes registrar como posibles mejoras.

Para que refuerces los conocimientos, quiero invitarte a consultar el siguiente artículo: Matriz de resultados esperados ¡Te enseño cómo aplicarla!

¿Cómo hacer la selección de particularidades de un buen producto?

De esa larga lista, seleccionarás aquellas particularidades que eleven el nivel de satisfacción en tus clientes.

Y esto lo indagarás por medio de los cuestionarios, las entrevistas, las encuestas o cualquier otro instrumento de tu preferencia.

Así, podrás conocer como ellos valoran los beneficios del producto o servicio que les vendes, con respecto a la importancia o al nivel de satisfacción.

Encontrarás valores relativos.

Tú eres quien podrá determinar qué es más importante o menos importante.

¿Lo comprendes?

Entonces, cuando hayas construido tu cuadro de ponderaciones y hayas graficado, te enfocas en los puntos ubicados en el área de los mal servidos, sin descuidar los puntos ubicados en el cuadrante superior derecho, que son las más importantes.

Ahora te pregunto…

¿Cuántos resultados esperados podríamos plantearnos para tu producto o servicio?

Si deseas aclarar alguna duda en relación con este contenido, te invito a dedicar unos minutos al vídeo:

https://www.youtube.com/watch?v=_kOZBsAc0dw&list=PL8PL2AFBnNp31YKSONGK_HcIJxM8uX2Ng&index=11

Conclusión

Con lo aprendido en las dos entregas de este contenido, podrás identificar y potenciar las particularidades de un buen producto.

Te hago un breve recuento…

Primero, determina el trabajo que tratan de hacer las personas cuando compran tus artículos.

Después, identifica las fases del trabajo tomando en cuenta los posibles resultados esperados que a las personas les gustaría que hiciera tu producto o servicio.

Seguidamente, identifica tanto la importancia como el grado de satisfacción, construye la matriz aplicando la fórmula de la oportunidad y asignando el valor correspondiente a cada opción.

Por último, te enfocas en los puntos clave y potencias tu producto desarrollando las estrategias apropiadas.

Y para qué lo hagas de manera fácil y práctica, aquí tienes un contenido que te será útil: ¿Qué estrategia de mercado aplicar a productos y servicios? ¡Es excelente!

Ya sabes cómo identificar las particularidades de un buen producto. ¡Aplica las técnicas que te enseñé!

Gracias por leernos.

¡Hasta la próxima!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 44 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios.


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Su privacidad es importante para nosotros. Con su acuerdo, nosotros utilizamos cookies o tecnologías similares para alamacenar, acceder y procesar datos personales, como su visita en nuestro sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento, haciendo clic en Política de cookies. Nosotros hacemos el siguiente tratamiento de datos: Almacenar o acceder a información en un dispositivo. Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características del dispositivo.

Cerrar