¿Cómo compartir los valores de la empresa?

¿Preguntándote cómo compartir los valores de la empresa?

No todos se toman el tiempo para pensar en esto, pero es necesario si se pretenden tener claros, si lo que se quiere es compartir estos valores y que formen parte del día a día.

Además, vale mencionar que los valores marcan la actividad de la empresa, en todos sus ámbitos.

De forma que, si la ruta predeterminada toma un rumbo inesperado, ahí están los valores de la empresa para regresar al camino.

¿Te das cuenta de la importancia que tienen los valores?

Para poder compartir los valores de manera formal, se debe saber que estos valores se encuentran en la esencia misma de la empresa, desde que nace la idea, pero sin olvidar que, en su formación se van adicionando nuevos elementos.

¿Cómo?

Por esto, te invitamos a que continúes con nosotros, ya que hoy:

  • Sabrás qué son los valores de la empresa, su importancia y significado.
  • Descubrirás cómo se comparten los valores de la empresa.
  • Y verás algunos ejemplos de cómo compartir los valores de la empresa.

Vamos a despejar dudas…

¿Qué son los valores de la empresa?

Sin duda, los valores de la empresa son las razones que, sin ser percibidas en muchos casos, marcan el cómo hacer las cosas dentro de una organización.

Son elementos que guían y determinan toda actuación, siendo claves en la toma de decisiones organizacionales.

Válidos para todos quienes forman parte del negocio, en cualquier nivel, ya sean propietarios, colaboradores, proveedores y hasta los mismos clientes.

Los valores de la empresa, son como una ley, son la expresión de la misión y la visión, percibidos por los clientes y reflejados en el entorno.

Claramente, lo puedes observar en este vídeo que no puedes pasar por alto.

No olvides que los valores son una combinación de elementos tangibles, emocionales y lógicos, para crear experiencias satisfactorias, dentro y fuera de tu negocio.

Y compartidos o no, los valores de la empresa incluyen lo ético, lo moral y lo empresarial.

¿Logras visualizar la idea?

Constituyen un sistema de control, de tracción, que debe ser compartido y cumplido por todos.

Pero…

¿Cómo se comparten los valores de la empresa?

Se da por sentado que, todas las empresas, se mueven apoyadas en sus valores, estén o no expresados.

Y es así, porque desde el instante mismo en que el negocio está naciendo, como idea, quienes lo están definiendo, le imprimen identidad, en la forma de cómo se harán las cosas.

Entonces, si averiguamos cómo se forman los valores de la empresa, veremos primero, que surgen a partir de lo individual, de lo personal, de quien o quienes crean el emprendimiento.

La manera de cómo ser y hacer viene primero desde lo personal. Se proyecta luego en la empresa.

Dicho de otra manera… los valores de la empresa están ligados, sin duda, a las personas, que comparten sus valores con el ejemplo.

Pero el entorno influye, y la empresa misma, en su andar, forma sus valores propios.

¿Cómo compartir los valores de la empresa?
¿Cómo compartir los valores de la empresa?

Ya puedes visualizar cómo compartir los valores de la empresa.

Ahora, veamos esto en detalle:

1. Dedica tiempo para explicar y dar a conocer los valores:

Una importante carga emocional, que combina lo ético, lo moral, está presente inicialmente, y a lo largo de la vida organizacional.

Pero no se pueden dar a conocer si no están claramente definidos.

¿Con esto que se quiere?

Que tengas la capacidad de dar a entender los valores de la empresa desde la óptica individual.

Son valores como la honestidad, la transparencia y el respeto a las normas establecidas.

En muchos casos es desde el hogar de donde viene también la formación y las capacidades, que se evidencian en la responsabilidad, la puntualidad y el profesionalismo.

Esas creencias individuales, que vienen de las raíces propias, son base perdurable, para crear y sostener la confianza entre socios, en los proveedores, colaboradores y consumidores finales.

¿En qué se manifiestan estos valores?

A continuación podemos nombrar algunos:

Excelencia. Realza las cualidades del individuo, sobre todo en aquellas actividades que cumple de forma social. Es decir, saca a la luz lo mejor de su carácter como individuo.

Adaptabilidad: Se expresa con la disposición de adecuarse a las circunstancias, aprendiendo y evolucionando. Teniendo la destreza de adecuarse a los cambios.

Diligencia: Implica asumir responsabilidad en el tiempo preciso, sin excusas.

Seguidamente, veremos otros elementos que también influyen en cómo compartir los valores de la empresa, y…

2. Saca ventaja de la tecnología para compartir los valores:

Es oportuno tomar ventaja del uso de las plataformas digitales existentes para dar a conocer los valores de la empresa.

Combinando lo social y lo ético.

Algunas maneras pudieran ser la ejemplificación de los valores en pequeñas cápsulas informativas.

Y como nada es estático… pensemos en la evolución con el paso del tiempo, la experiencia que va sumando en el ser y hacer en la empresa.

En esta parte, se pueden citar valores como:

Constancia: Perseverar hasta conseguir los objetivos, eso sí, sin apartarse de los valores.

Justicia: Las decisiones deben estar razonadas y orientadas al bien común.

Pero además los valores permiten…

3. Seleccionar al personal que se adapte mejor a los valores:

Lo intelectual, lo profesional y lo económico (la parte material), son expresión de los valores que se forman dentro de la misma empresa.

Lo van formando quienes hacen vida dentro de ella, con su actuación, con el sentido de pertenencia, y la identificación con la misma.

Pero en oportunidades, no todo es de esta manera.

Además, hay valores que se buscan en cada nuevo aspirante a formar parte de la empresa.

Por ello, una manera efectiva es yendo un paso adelante y dejando claro dentro de los procesos de selección, de tomar en cuenta a aquellos colaboradores que presenten compatibilidad con los valores de la organización.

Desde lo interno, los valores transmitidos y formados en la empresa, orientan la toma de decisiones y evitan conflictos.

Es por ello, que se dice que los valores empresariales, en sus primeras etapas, desde la idea hasta un crecimiento estable, son más el reflejo personal de quienes la integran y la personalidad propia del negocio.

Y aunque son perdurables y no admiten excepciones; los valores pueden evolucionar, al ser revisados con cierta periodicidad, porque hay que evaluar su cumplimiento.

Además de sumar aquello que en la práctica se va revelando.

La experiencia de quienes integran la empresa va formando valores como:

Dedicación: Cada paso es dado pensando en cada cliente, y la importancia de dar lo más exacto posible, según lo que desea.

Superación: Propia y de los clientes, evolucionando para cumplir sus exigencias y las de quienes conforman la empresa.

Así que, dentro de la organización, los valores no solo se comparten con el ejemplo, sino también con el reconocimiento a los empleados.

Al incluirlos en actividades de formación, al monitorear el comportamiento de las personas en sus labores y ante diferentes contextos…

Pero también al promover a quienes destacan en el cumplimiento, o despedir a quienes no tienen en cuenta los valores de la empresa.

4. Haz públicos tus valores organizacionales:

En este punto te estarás preguntando…

¿Hacer públicos los valores de la empresa?

Sí.

Esto es necesario, tanto de forma directa, a través de los canales de comunicación de uso interno, como los indirectos, que vienen a ser aquellos que se transmiten a través de acciones y hechos.

Además, cuando se plasman en el resultado del trabajo, estos valores tienden a fijarse de mejor manera en el actuar del individuo.

Ahora, te damos algunas muestras de cómo se han compartido los valores en algunas empresas.

5. En la toma de decisiones:

Por último, pero fundamental, los valores de la empresa se comparten con el ejemplo, al momento de tomar decisiones ante diferentes situaciones.

Porque al ser como la ley de la empresa, esos valores permiten enfrentar problemas.

Te explico.

Pongamos por caso que en una reunión del equipo de trabajo encargado de lo comercial, se plantea que un cliente está solicitando más productos de los que necesita.

Allí, se impone el valor de la honestidad.

Aunque la empresa tiene entre sus objetivos vender, se impone para tomar la decisión de orientar a ese cliente, para que adquiera lo necesario, así esta decisión no sea la favorable a la empresa.

Sigamos con…

Ejemplos de cómo compartir los valores de la empresa

Como ya te mencionamos, los valores evolucionan con el tiempo, la experiencia de las personas y el camino que recorren las empresas mismas, donde el liderazgo de quienes comparten esos valores, influye en todo.

Para verlo mejor, te traemos tres ejemplos:

Agencia de Festejos La Reina

Si hablamos de ejemplos de cómo se comparten los valores, hay que mencionar a la agencia de festejos La Reina.

Una microempresa prestadora de servicio en todo lo referente a eventos sociales. 

Sus propietarios los esposos Montilla, aplican lo que han aprendido con el pasar del tiempo, lo cual va más allá de la parte técnica.

Los valores de su empresa, se manifiestan en el cuidado por conseguir la calidad máxima, el trabajo en equipo, y ofrecer el mejor servicio.

¿Y como lo han logrado?

En la actualidad, con el boom tecnológico, la agencia de festejos La Reina, hace uso de un sistema computarizado, donde los clientes realizan de forma online la solicitud de los diversos servicios que se ofrecen.

Y te preguntarás… ¿Qué valores se comparten a través de este sistema?

Los valores son:

Responsabilidad: al momento de recibir la solicitud, los empleados deben dar respuesta en el menor tiempo posible.

Puntualidad: los empleados deben programar de forma adecuada los eventos. Evitando de esta manera que colisionen y se presentes inconvenientes.

Cordialidad: el trato con los clientes debe ser con la mayor amabilidad y respeto.

Todo enmarcado por el arraigo, de mantener sus raíces y dejar un legado familiar.

La Casita de Mía

Una pequeña tienda que se encarga de distribuir y vender chocolates artesanales, que se ha adaptado a su entorno con valores como la dedicación, necesaria para satisfacer los gustos de sus clientes.

Oportunidad en la que demuestran otro valor, nacido internamente, como lo es la superación.

A pesar de que en La Casita de Mía solo trabajan su dueña y su hija, no dejan de compartirse valores entre ellas mismas y sobre todo con los clientes.

Algunos de estos valores son:

La transparencia: que la logran siendo lo más sinceras posibles, en cuanto al resultado que obtendrán los clientes al probar los chocolates.

Logrando de esta manera, generar lazos de confianza, evitando sorpresas inesperadas con los productos.

Honestidad: tomada de la mano con la transparencia. Les ha permitido ganar credibilidad al dar toda la información que necesitan los clientes. Ya que han actuado con sinceridad ante cualquier situación, ganando confianza y credibilidad.

Constancia: a pesar de que María Valentina es una madre soltera, esto no la ha limitado. Más bien, todo lo contrario, ha sido perseverante hasta el punto de conseguir su sueño, y es el de poder abrir su propia tienda.

Spa El Encanto

Una empresa en crecimiento, donde se ofrece gran variedad de servicios como masajes, tratamientos rejuvenecedores, entre otros. Y que ha adoptado valores como la innovación, renovando ideas para ofrecer servicios diferentes dentro de lo cotidiano.

Así como, la adaptabilidad, yendo al día con las últimas tendencias en cuanto a servicios de este ramo se refiere.

Otro valor es la cercanía, el cual comparte con sus clientes a través de la confianza y la proximidad proveniente del trato hacia ellos.

Al final

Pudiste observar cómo se comparten los valores de la empresa.

Están presentes desde el momento mismo en que se tiene la idea de crearla, y se van descubriendo durante su existencia, en la relación con sus integrantes, así como con el entorno que la rodea.

Por esta razón, es que se nota que cambian, evolucionan pasando de ser más personales a unos estandarizados. Todos válidos y necesarios.

Vale decir que familia, entorno y la misma empresa, intervienen de manera natural en este compartir de valores, reflejados en la cultura organizacional.

Si ya tienes tu empresa, fíjate en los valores iniciales y los formados a lo largo del tiempo, de este modo notarás de qué manera han sido compartidos.

Verás como los elementos tangibles, los lógicos y las emociones, están presentes en los valores que se viven dentro de la empresa, y se proyectan puertas afuera.

Antes de terminar, te invitamos a conocer más sobre los valores de la empresa leyendo:

Gracias por leernos.

Hasta la próxima.

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios.


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Su privacidad es importante para nosotros. Con su acuerdo, nosotros utilizamos cookies o tecnologías similares para alamacenar, acceder y procesar datos personales, como su visita en nuestro sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento, haciendo clic en Política de cookies. Nosotros hacemos el siguiente tratamiento de datos: Almacenar o acceder a información en un dispositivo. Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características del dispositivo.

Cerrar