Mandamiento # 5: ADQUIRIRÁS LOS HÁBITOS DE LA BATALLA

Un hábito es una costumbre o rutina que le permite a una persona alcanzar un objetivo, generándole satisfacciones y mejoras sustanciales en su calidad de vida. En el caso de un emprendedor, su día a día debe estar colmado por una serie de hábitos, para ser más productivo, creativo y eficaz. Y precisamente es lo que establece el Quinto Mandamiento de la Gestión Emprendedora: Adquirirás los hábitos de la batalla.

Sin embargo, no todos los emprendedores están conscientes de la importancia de los buenos hábitos en la vida. ¿Por qué? Porque solo se dedican a librar la batalla del día a día. Esa batalla en la cual deben enfrentar problemas, retrasos, clientes, deudas…

Y aunque esa batalla también incluya buenos momentos, como logros y satisfacciones… Todo (lo bueno y lo malo del día) se puede afrontar mejor con los hábitos de la batalla.

Se trata de un estilo de vida personalizado, único e ideal que te llevará a ganar la batalla diaria. Incluso, manteniendo el buen humor, aunque pienses que no existe un motivo para reír. A pesar de eso, siempre hay más de uno.

Adquirirás los hábitos de la batalla ¿Cómo?

Para afrontar con éxito la batalla del emprendimiento, hay muchos hábitos que contribuyen a tener una vida más disciplinada, con una actitud positiva. Lamentablemente, no todas las personas son iguales, ni le dan la misma importancia a los buenos hábitos.

De hecho, ser emprendedor no es fácil. Por ello, el cumplimiento de este tercer mandamiento es una buena alternativa.

Pero si tú analizas la importancia y las consecuencias de los buenos hábitos de vida en la batalla que afrontamos todos los días y en todos los aspectos; vas a asumir el reto de una manera positiva.

Claro, se trata de tener una vida saludable con buenas prácticas diarias y constantes. Y ser saludable se traduce en el perfecto equilibrio entre la salud física, y el bienestar mental. Sin lugar a dudas, ese equilibrio te permite convertirte en un ser humano seguro de sí mismo, ya que tu autoestima y tu confianza se incrementan y proporcionan total seguridad.

Y a esto se le suma otra serie de hábitos que va a elevar, aún más, tu calidad de vida. Te va a permitir ser más disciplinado, responsable, organizado, puntual, enérgico, entre otras características que describen a un buen emprendedor.

¿Cuáles son los hábitos de la batalla que debe adquirir un emprendedor?

Son diversos y numerosos. Cada emprendedor es diferente. Algunos deciden afrontar la batalla con sus propios hábitos, otros van a la batalla sin hábitos. Pero al final, quien la enfrenta con mejores resultados es el que se distingue por su disciplina y organización.

Estos son algunos de los hábitos que puedes tomar en cuenta en tu día a día. Todos son positivos. Son los hábitos de la batalla del emprendimiento, ya que son los hábitos de pensar, los hábitos de descansar, los hábitos de motivarse, los hábitos de analizar y, sobretodo, los hábitos de ser constantes y persistentes.

Tómalos en cuenta y aplícalos en tu rutina diaria.

Dormir y descansar cuerpo y mente

Es uno de los hábitos más importantes que debe tener un emprendedor. De dormir bien y el tiempo suficiente, depende la calidad de tu trabajo, tu nivel de energía y tu productividad. Mientras que aquellos que duermen pocas horas (se estima que menos de 6 horas diarias) pueden presentar desgaste físico, falta de concentración y de atención.

La recomendación es crear hábitos de descanso y cumplir con las rutinas de horario, al dormir y al despertar. El descansar adecuadamente, te permitirá sentirte bien en cuerpo y mente.

Mantenerse en forma y hacer ejercicios

Es probable que trabajar en una oficina durante muchas horas al día te convierta en un emprendedor sedentario. Eso lo tienes que evitar totalmente con una alimentación balanceada, con ejercicios adecuados y con la práctica de algún deporte.

Estos hábitos no solo te van a permitir sentirte enérgico y productivo, sino también saludable. Además, podrás proyectar una imagen agradable y prevenir muchas enfermedades.

Motivación constante

La motivación para emprendedores es fundamental, no solo para tu trabajo, sino también para tu vida personal. En el artículo Motivación para Emprendedores se explica que se trata de un proceso, que se recomienda aprender y practicar, porque está muy relacionado con el optimismo, con el positivismo, con el “Yo sí puedo lograrlo”.

Esa frase inspiradora debe ser una de las constantes del emprendedor, a la hora de obstáculos o problemas. Por cierto, sobre este tema existe una extensa bibliografía.

Ser autodidacta

Leer, capacitarse y rodearse de expertos emprendedores son extraordinarias alternativas para continuar adquiriendo conocimientos y experiencias. Y es que un emprendedor no puede conformarse con lo que ya sabe sobre este oficio.

Debe ser constante con su formación y una buena opción es convertirse en autodidacta. La lectura (existen innumerables títulos sobre emprendimiento), la participación en seminarios y cursos, así como también reunirse con gente especializada que comparte sus historias, resulta ideal para esa manera de capacitación individual.

El Mandamiento # 3: Pedirás ayuda e invertirás en conocimientos, está relacionado con este hábito.

Rodearse de personas positivas

Es fundamental, especialmente en los ambientes de trabajo. Cuando te rodeas de gente positiva, optimista, con buen humor; los problemas y las crisis fluyen con facilidad y sin traumas. Cuando es lo contrario, el ambiente es denso, desagradable y las personas se vuelven tóxicas.

Por lo tanto, debes evitar ese tipo de relaciones, tanto a nivel personal como laboral. Recuerda que lo positivo atrae a lo positivo. No te dejes influir por el otro lado de la moneda.

Perfecciona tu estrategia de productividad

Una de las herramientas para lograr ese cometido es la conocida filosofía que propone “La Caja de Eisenhower para impulsar la productividad”, una iniciativa de Dwight Eisenhower, presidente número 34 de los Estados Unidos. Esta filosofía se ha convertido en una de las técnicas más efectivas para la acertada toma de decisiones.

Permite la ejecución de actividades de la siguiente manera: Urgente e Importante: Actividades que deben hacerse inmediatamente. Importante, pero No Urgente: Actividades que pueden hacerse después. Urgente, pero No Importante: Actividades que se pueden delegar en otra persona. Ni Urgente, Ni Importante: Actividades que se pueden eliminar. Te recomiendo leer el artículo Métodos de Toma de Decisiones.

En fin, estos son algunos de los innumerables hábitos que tú, como emprendedor, puedes fomentar en tu día a día. Los resultados serán altamente positivos, ya que, con toda seguridad, te permitirán superar las batallas con creatividad, productividad y efectividad.

No esperes más para comenzar a adquirir los hábitos de la batalla.