Obstáculos del emprendimiento social

.

En el emprendimiento social, un emprendedor es una persona que busca solucionar problemas con relación a la sociedad. Sin embargo su condición de emprendedor social, hace que te tenga más obstáculos para ejercer su carrera que cualquier otro tipo de emprendedor.

Y es que un verdadero emprendedor de este tipo, no se centra en tener ingresos para su disfrute. Sino que se centra en traer un bienestar a la sociedad por la resolución de un problema.

No siempre son proyectos sin fines de lucro, sin embargo suelen serlo. Y de tener lucro, no es el centro, a menos que esto genere grandes beneficios a la sociedad.

Pero como dije antes «no es fácil ser emprendedor», pero mucho menos «ser emprendedor social». A continuación verás algunos de los obstáculos que puedes enfrentar si comienzas a caminar en este sector.

Obstáculos del emprendimiento social
Obstáculos del emprendimiento social

El emprendimiento social y sus obstáculos

¿Quien iba a pensar que la pasión podría llegar a generar algún tipo de problema? y aunque es un problema, si de verdad es pasión, llegará el momento que nos ayude a bien ¿A qué me refiero? mira la primera barrea u obstáculo que tienes que enfrentar como emprendedor social.

1- La falta dinero

Si bien es cierto que es una barrera para todo tipo de emprendimiento, al hablar de emprendedores sociales es mucho mayor. Ya que la pasión que tienen estos tipos de emprendedores es mucha, y no se basa en si el emprendimiento me genera dinero o no.

Pero no podemos negar que el dinero hace falta, y no me refiero el dinero para emprender solamente, sino para vivir (comer, vestir, etc). Por si aún no lo entiendes, imagina que no eres emprendedor social y emprendes un negocio de venta de verduras.

Obstáculos del emprendimiento social
Obstáculos del emprendimiento social

Resulta que el negocio no funciona, por lo que decides cambiar a un negocio de venta de desayuno. Y así pruebas hasta que el tipo de negocio realmente pueda dar los ingresos que necesitas para vivir.

Esto no es tan fácil hacerlo en un emprendimiento social. Ya que no es fácil decir «Abandonaré mi negocio de venta de agua purificada porque los ingresos no me alcanzan para comer y vestir». Porque no estás allí por el dinero, sino que te preocupa que las personas de esa comunidad no tengan acceso al agua purificada.

Así que un obstáculo muy grande es que no es tan fácil enfrentar el problema «Falta de dinero», porque hay una pasión tan grande, un gran compromiso… que no es fácil abandonar el proyecto. Además muchos de los proyectos sociales, no se basan en la venta de algo, por lo que surgen muchas interrogante ¿Cómo mantengo el proyecto? ¿Cómo mantengo al personal?, etc.

No es fácil tomar el riesgo de emprender sin dinero

Ser un emprendedor social sin tener dinero implica muchas veces «Deudas». No es fácil asumir este papel que sin duda alguna significa un gran riesgo.

Ya que si fuera tan fácil como decir «Arriesgo y gano» sería genial. Sin embargo el éxito de un emprendimiento de este tipo depende de si existen inversionistas, si la sociedad está dispuesta a colaborar con el proyecto o no lo digiere, además de los riesgos comunes de un emprendimiento (ser superado por una competencia, que el mercado fracase, etc.)

2- La dependencia suele mayor en el emprendimiento social

A raíz de lo que explicaba anteriormente, los proyectos sociales suelen ser muy dependientes de personas ajenas a la idea. Bien sean personas, organizaciones, empresas… son necesarias para aportar dinero para que se sostenga el proyecto, y sabemos que la dependencia no siempre es buena.

Y aunque se ve muy hermoso cuando una empresa de alto nivel sale en la televisión y noticias apoyando el emprendimiento social de «Carlitos», no es una realidad que podamos vivir. No digo que la noticia mienta, pero no todos tienen la suerte de «Cartilos».

Emprendedores como tú y yo tenemos que enfrentarnos a la realidad que nos dice:

  • No es fácil encontrar socios, inversionistas interesados en apoyar nuestro proyecto social.
  • De conseguirlo no siempre son comprometidos y estables.

Y al haber dependencia, ésta falta de colaboradores pueden detener la ejecución de nuestros planes. No es lo mismo tener dinero para pagar a obreros, administradores… que pedir colaboración de personal o inversionistas para proyectos sociales ¡La dependencia es terrible!

3- El desánimo

En el ámbito social es muy fácil desanimarse. Y es que como emprendedor muchas veces estás más interesado en solucionar un problema en la sociedad, que la misma sociedad. Sin duda alguna esto desanima.

Obstáculos del emprendimiento social
Obstáculos del emprendimiento social

  • Tener un proyecto para mantener el barrio limpio, y ver como los habitantes aún con las herramientas que le brindas no hacen caso omiso a tirar la basura en su lugar, desanima.
  • Tener un proyecto para reciclar y sacar provecho a ese segundo que se le dará al material, y ver que las personas siguen botando el material que podría ser reciclaje, desanima.

Y así un sinfín de cosas que lamentablemente son un golpe duro para el ánimo. Muchos son los que han desistido, y si tu eres uno de ellos quiero que sepas que lo mejor que puedes hacer es no renunciar a tu espíritu emprendedor.

El ánimo de tus colaboradores

No es fácil mantener un buen estado de ánimo en tu equipo cuando no hay una buena paga, algo que está muy relacionado a la dependencia que mencionamos anteriormente.

Y en este tipo de emprendimiento se ha podido notar como la falta de dinero para pagar un buen sueldo, impide su crecimiento. Es normal ver colaboradores el primero día con muchas ganas, pero cuando comienza a faltar recursos personalmente ¡El ánimo se viene al suelo!

«Quiero ser un emprendedor social» ¿Qué hacer?

Estos obstáculos o barreras no quieren decir que no puedas ser un emprendedor social. Sin embargo como en todo, tu perspectiva tiene mucho que ver. Puedes ver estas barreras como:

  • Una barrera que hace del sueño de ser un emprendedor social, un sueño imposible.
  • O ver estos obstáculos como un filtro para ver quien realmente merece ser un emprendedor social.

Lo importante es que tengas claro lo que te espera…

… de manera que no de te decepciones porque te encuentras con una realidad que no esperabas. Así que mi consejo para ti con respecto a estas barreras de emprendimiento social son los siguientes:

  1. No solo te enfoques en el emprendimiento social. De forma paralela puedes emprender otro negocio que te puedas asegurar de cierto modo del sustento de cada día. Así mismo te invito a que tengas tu proyecto bien claro, de forma atractiva, para que puedas capturar al atención de otros emprendedores sociales, socios y empresas interesadas en apoyar.
  2. Sé un dependiente con un plan «B». Está muy claro, siempre debes tener algo que hacer en que caso de que ocurra un evento específico (la empresa «X» no siguió aportando ingresos, la persona que colaboraba atendiendo el negocio me ha abandonado, etc.). Como emprendedor social no te debes conformar con depender, debes buscar la forma de que el mismo proyecto genere fondos para este tipo de casos donde se experimenta el abandono.
  3. Entiende que tu llamado social va más allá de lo que piense la gente. Lo que haces, lo haces porque quieres mejorar el mundo, no importa si esas mismas personas que quieres ayudar se levantan en contra de ti. Así como hay 1.000 razones para desanimar, hay 1.001 razones para llenarte de ánimo. No mires solo lo malo, mira las personas que te agradecerán por entregar tu vida por su bienestar.

Si te fortaleces con estos 3 consejos, serás un gran emprendedor social. Sin duda alguna dejarás una huella en tu comunidad, ciudad, estado, nación e incluso en el mundo.

Conclusiones:

  • Emprender en el sector social es más difícil que cualquier otro tipo de emprendimiento porque generar ingresos no es el centro.
  • La falta de dinero es una de las principales barreras para los emprendedores sociales. Sin dinero no se puede comprar las cosas que necesitas, no se puede pagar a obreros, empleados… necesarios para la ejecución del proyecto social.
  • Emprender sin dinero es tomar un gran riesgo, ya que lo más posible es que tengas que adquirir deudas para poder emprender.
  • No tener dinero te lleva a solicitar apoyo de colaboradores, empresas… lo que crea una dependencia por parte de ellos. Y si en algún momento desisten, corres el riesgo de que tu proyecto se detenga.
  • El ánimo es muy importante para tener éxito, y emprender para ayudar a una sociedad que no siempre colabora, es realmente lamentable y desalentador.
  • No es fácil mantener el ánimo de tu equipo cuando no puedes pagar un buen sueldo como en la mayoría de emprendimientos sociales.
  • Que existan barreras no quiere decir que no podamos emprender en el área social, ya que podemos buscar soluciones a los problemas financieros personales, tener un plan «B» en caso de que los colaboradores nos abandonen y buscar formas de subir nuestro ánimo enfocándonos en loo que realmente importan

Es todo por los momentos ¡Un abrazo! ¡Hasta la próxima!

Más de Consejos

Google AdSense Widget Matched Content

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR