Administración Tributaria: Controla Leyes e Impuestos

Si eres emprendedor o empresario, es probable que la palabra tributos te haga pensar en impuestos o en multas. Pero si eres administrador tal vez te interese la Administración Tributaria.

Así que si estás buscando información sobre esta especialidad, has llegado al sitio correcto.

Aquí encontrarás de una forma FÁCIL diversos aspectos de la administración tributaria, para conocer y valorar su importancia para tu país y para tu empresa.

Para lograrlo abordaremos los siguientes puntos:

  • Definición de Administración Tributaria.
  • Objetivos de la Administración Tributaria.
  • Funciones de la Administración Tributaria.
  • La Gestión de los Administradores Tributarios.
  • Ventajas y Desventajas de la Administración Tributaria.

Para comenzar, veamos algunos aspectos importantes que un emprendedor como tú debe conocer sobre este tema. PRESTA ATENCIÓN que luego profundizaremos en esto:

administración tributaria: Aspectos elementales
Administración Tributaria y sus aspectos elementales.

Antes. te adelanto la importancia de administrar los recursos financieros, materiales, humanos y empresariales para que puedan producir el rendimiento esperado con beneficios económicos.

Tal vez te suene complicado el tema, pero con tan solo estar atento a cada punto, entenderás este mundo vinculado a los procesos financieros.

Si quieres profundizar sobre este aspecto, te lo explico en mi artículo ¿Qué es Administración de Empresas? Conoce los detalles.

Definición de Administración Tributaria

Ahora, entrando en materia, vamos a definir esta especialidad que tiene una función vital en la administración de los procesos fiscales.

Según los expertos, la Administración Tributaria se conoce como la especialidad que se dedica a la recaudación de tributos. Además, de llevar a cabo el proceso de fiscalización.

Todo con miras a hacer cumplir las leyes tributarias. Y ejecutar acciones administrativas y legales para que las obligaciones tributarias se cumplan a cabalidad.

También se identifica como aquella que se especializa en administrar todos los procesos vinculados con la fiscalización, vigilancia y cumplimiento de las leyes tributarias en una región, en un país. Así como también con la recaudación de sus impuestos.

Este tipo de administración está supervisado y dirigido por un ente oficial, que depende y está a cargo del Estado; es decir, es controlada por el gobierno de turno de una nación.

administración tributaria

Hay que tener claro que…

PRIMERO… Como se trata de un proceso administrativo especializado en esta materia tributaria, los administradores deben contar con los conocimientos necesarios. Así podrán asesorar, efectivamente, en todos los procedimientos estadísticos y fiscales de la economía de un país.

SEGUNDO… Cuando se habla de Administración Tributaria, su función no solo está relacionada con el sector público. Automáticamente se piensa en eso, porque el Estado desarrolla una política tributaria, que permite su crecimiento económico.

Pero resulta, que las empresas privadas también requieren de una administración tributaria. Esto es porque forman parte del enorme conjunto de contribuyentes que deben cumplir con sus impuestos.

Y para hacerlo con la rigurosidad que exige esa obligación, deben contar con el conocimiento, la experiencia y la asesoría que les pueden brindar los administradores tributarios.

TERCERO… Al referirse a tributo, se trata de la cancelación de un monto económico determinado, que el Estado demanda de sus ciudadanos u organizaciones, con el propósito de financiar o costear sus programas, planes y políticas económicas, entre otros. Idealmente, ese beneficio se distribuye en todas las áreas gubernamentales. 

Objetivos de la Administración Tributaria

La Administración Tributaria sigue las leyes que regulan las finanzas de un ente público especifico. Por eso, entre sus facultades destacan las medidas legales que se fijan para que sean cumplidas por ciudadanos, instituciones y empresas. Por supuesto, con carácter de obligatoriedad.

Existen diversas leyes, reglamentos, decretos y códigos tributarios, entre otros instrumentos legales, que describen cuáles y cómo son las obligaciones que se deben cumplir en materia tributaria. Así como también las formas de pago, los plazos, las prórrogas, los términos, los vencimientos, las fiscalizaciones, las multas y las sanciones.

Y UN PUNTO MUY IMPORTANTE… Todas las acciones que se desarrollan a través de la Administración Tributaria, cuentan con la coordinación y supervisión de las dependencias de Hacienda u organismos gubernamentales similares.

Sus propósitos…

Además, este tipo de administración también tiene como propósito una serie de aspectos como:

  • Autentificar los Créditos Públicos.
  • Ejecutar los procedimientos que regulen los gastos públicos.
  • Coordinar las sanciones correspondientes a aquellos que no cumplan con las obligaciones tributarias.
  • Desarrollar planes que informen y beneficien a los contribuyentes.
  • Planificar y ejecutar las jornadas de recaudación de impuestos.
  • Actualizar los sistemas tecnológicos constantemente para contar con un control fiscal competente para la recaudación tributaria.
  • Contribuir con las acciones para fomentar el pago de impuestos y disminuir la evasión de impuestos y los contrabandos.
  • Motivar a sus empleados a ser funcionarios honestos, es decir, que cumplan con su compromiso laboral y con los procesos legales del Estado.

QUIERO QUE TENGAS EN CUENTA que este tipo de administración se dedica a un área especializada que tiene que ver con la materia tributaria.

Y aunque dependa de entes gubernamentales y, en casos específicos, de empresas que cuentan con administradores de esta especialidad, su labor es diferente a la que desarrolla un administrador financiero, de producción, de recursos humanos, de calidad, entre otras especialidades.

En mi artículo Identificación de los Diferentes Tipos de Administración, explico cuál es la tipología de esta profesión y en qué se diferencia cada una. Te recomiendo su lectura. Allí encontrarás todo lo que necesitas saber.

Funciones de la Administración Tributaria

Si sus objetivos son claves, las funciones son importantes, porque permiten dedicarse a la planificación y ejecución de acciones legales tributarias.

¿Para qué?

Para recaudar los recursos provenientes de todos los procesos financieros, con los cuales se deben mejorar las condiciones fiscales del Estado.

administración tributaria

Entonces, las funciones permiten:

  • Coordinar los procesos fiscales y velar por su cabal cumplimiento por parte de contribuyentes, ciudadanos y empresas.
  • Elaborar y proponer las leyes, normas, decretos, reglamentos, acciones y programas que vinculados al ámbito de su competencia para presentarlos a los entes gubernamentales correspondientes.
  • Realizar y evaluar los procesos financieros en los sistemas tributarios.
  • Asesorar a funcionarios, contribuyentes, instituciones públicas y privadas sobre sus obligaciones tributarias y cómo cumplir con todas las exigencias legales.
  • Diseñar y desarrollar nuevas propuestas en materia tributaria, cuando se presenten cambios legales a nivel legislativo.
  • Reducir los problemas que podrían surgir en la administración pública o en la empresa privada sobre aspectos relacionados con el sistema tributario.
  • Hacer cumplir las leyes tributarias.
  • Desarrollar proyecciones para establecer o actualizar normativas en el sistema tributario.
  • Supervisar los pagos realizados por los contribuyentes.
  • Entre otras.

Estas funciones las desarrollan a cabalidad los especialistas en esta materia. En mi artículo ¿Conoces las funciones de un Administrador de Empresas? descubre su importancia y características.

La Gestión de los Administradores Tributarios

Un aspecto trascendental en esta labor tan compleja y especializada, es la gestión que desarrollan los administradores tributarios.

Un profesional con capacidades, que ejerce esta especialidad administrativa con el mismo ímpetu, tanto en la administración pública como privada.

El principal reto del administrador tributario es contar con los conocimientos requeridos para desarrollar tareas y responsabilidades, con las destrezas necesarias, para ofrecer asesoría en cada uno de los procesos fiscales, tributarios, estadísticos y administrativos.

Aporte importante

Con su experiencia y habilidades, son capaces de desarrollar iniciativas tecnológicas para realizar innovaciones en el desarrollo financiero.

Así como también, ejecutar acertadamente las proyecciones correspondientes, que permitan que los contribuyen inviertan y cumplan con sus compromisos de pagos.

Mientras que los empresarios puedan estar al día con sus obligaciones fiscales.

Todo con miras al mejoramiento de la gestión tributaria, Tanto en las empresas privadas como en la administración pública. Insisto, EN AMBOS SECTORES, SU TRABAJO ES NECESARIO E IMPORTANTE.

Ante esta posibilidad, el administrador tributario calificado puede desarrollar su labor en diversas dependencias en los sectores públicos y privados. Por ejemplo, en departamentos de finanzas, gerencias de asesoría jurídica, consultoría.

Asimismo en los servicios de las oficinas de Hacienda, impuestos, tributos, asuntos fiscales, en cuanto a la administración gubernamental, entre otros.

Sin lugar a dudas, el trabajo de este tipo de profesional es vital para cumplir con las exigencias del Estado.

Por ello, en mi artículo Administrador de Empresas: La Brújula de la Organización, explico el por qué su gestión es tan importante. Te lo recomiendo.

Su perfil

administrador tributario

Algunos expertos en esta materia, afirman que los administradores tributarios deben tener una formación y un perfil característico. Especialmente, aquellos que laboran en la administración pública.

¿Por qué?

Pues, explican que la responsabilidad es enorme y el proceso complejo. Por lo que constantemente deben resolver problemas legales y tributarios, en lapsos de tiempo determinado. Y a veces, no es nada fácil.

Sin embargo, son profesionales que superan, hasta sus propias expectativas. Y muchos, se convierten en líderes, al dejar atrás los innumerables obstáculos. Así trabajan con acierto con sus respectivos equipos de trabajo.

Y como también son expertos con los números, dominan con facilidad todo lo que tiene que ver con las ciencias matemáticas, estadísticas y logísticas. Por ello, solucionan con eficacia y eficiencia cualquier inconveniente que se presente.

Ventajas y Desventajas de la Administración Tributaria

Como todo, la Administración Tributaria tiene sus ventajas y desventajas, que vale la pena conocer y analizar. Y esas dos opciones, positivas y negativas, las viven los administradores tributarios en su faena diaria. 

Ventajas:

  • Opciones laborales en la empresa privada y en la administración pública.
  • Los administradores pueden especializarse en esta materia tributaria.
  • Mucha demanda de este tipo de expertos en los entes del Estado.
  • Convertirse en emprendedores. Sus ideas de negocios pueden permitirles prestar servicios de asesoría personalizada a contribuyentes, personas o empresas.

Desventajas:

  • Existe mucha competencia profesional en las instituciones públicas, principalmente.
  • Las responsabilidades podrían tener cierto grado de dificultad para cumplir con sus objetivos.
  • Se exige un dominio elevado y exacto de los números. Es decir, conocer con precisión todo lo que incluye a las ciencias matemáticas, estadísticas y logísticas, sin equivocaciones.
  • Dedicarse a tiempo completo a los operativos especiales de recaudación de impuestos, entre otras campañas que establezcan los entes públicos.
  • Se desenvuelven en medios con altos niveles de burocracia. Y con personal muy competitivo, que desea escalar.

Para concluir…

La Administración Tributaria permite desarrollar, estratégica y acertadamente, todos los procesos relacionados con los aspectos fiscales, contables y tributarios. Tanto en las empresas privadas, como en los entes de la administración pública, a cargo del Estado.

Así también garantizar su correcto funcionamiento. Entre otros factores importantes para garantizar el logro de los objetivos.

Para ello, se cuenta con los administradores tributarios, mayoritariamente. Expertos profesionales que han sido formados académicamente para gestionar todos los aspectos vinculados con el sistema fiscal.

Y que constantemente deben formarse y actualizarse. En mi artículo ¿Te interesa una Maestría en Administración de Empresas? te recomiendo algunas opciones en estos estudios de posgrado. 

Incluso, planifica estrategias y nuevas propuestas en materias tributarias cuando se producen cambios legislativos en una nación.

Y puede tomar decisiones y presentar recomendaciones a las dependencias correspondientes sobre la situación financiera, tributaria y fiscal, luego de hacer las evaluaciones pertinentes.

Así como también las propuestas necesarias para cumplir con trámites legales, respetar las reglas del sistema fiscal, entre otras acciones que permitan el cumplimento cabal de sus obligaciones tributarias.

Y si quieres saber más sobre los aspectos que se desarrollan en una organización, te recomiendo que leas mi artículo Administración de Empresas: Todo lo que necesitas saber.

Gracias por leernos.

¡Hasta la próxima!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.