¿Emprender en una Sociedad Laboral? Conoce sus ventajas

Si eres emprendedor, es probable que hayas invertido gran parte de tu tiempo diseñando tu idea de negocio. Pero ahora ¿Quieres emprender en una Sociedad Laboral? Conoce sus ventajas y características.

Y te recomiendo que conozcas todas sus ventajas, porque se trata de una alternativa de negocio que te puede interesar, ya que también resulta ideal como una estupenda opción para emprender.

Por ello, este artículo te ayudará ampliamente a conocer aspectos relacionados con la Sociedad Laboral, cuando te preguntes…

¿Me conviene formar parte de esta alternativa laboral?

Tranquilo. Te tengo la respuesta.

En las próximas líneas podrás encontrar información sobre lo que significa una Sociedad Laboral y sus características.

Así como también sus ventajas y desventajas. Luego… Tú decides si aceptas formar parte de una Sociedad Laboral.

¿En qué consiste una Sociedad Laboral?

Según los expertos, la Sociedad Laboral es una buena alternativa para emprender un nuevo negocio.

¿Por qué?

Porque este tipo de sociedad puede formarse por un grupo de autónomos que deseen colaborar con sus servicios en la actividad económica a establecer.

Entonces, para saber cómo lograrlo, vamos a precisar de qué se trata.

Al respecto, son muchas las definiciones que podemos encontrar y todas coinciden con la importante participación de los trabajadores en esta sociedad.

Pero es Wikipedia, la que hace una mención especial sobre la trascendencia de esta figura jurídica que existe, principalmente, en España, México y que, progresivamente, va apareciendo otros países del mundo.

Además, define a la Sociedad Laboral como:

“Una empresa propiedad, en su mayor parte, de sus trabajadores. Son empresas privadas mercantiles, que se distinguen por presentar un carácter laborista.

Se destacan por dos condiciones especiales.

Se destacan por dos condiciones especiales. Los trabajadores han de participar con al menos el 51% del capital social.

Ningún socio-trabajador puede tener más del 1/3 del capital social”.

https://es.wikipedia.org/wiki/Sociedad_laboral

El protagonismo de los trabajadores

Las sociedades laborales también son reconocidas como sociedades anónimas o de responsabilidad limitada, cuya naturaleza es mercantil.

Como ya lo señalamos, se distinguen por el protagonismo de los trabajadores. Es decir, su participación mayoritaria en el capital social.

Siempre y cuando laboren en esa sociedad, de una manera personal, directa e indefinida.

¿Cómo forman parte los trabajadores en una Sociedad Laboral?

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa editó un manual para dar a conocer las ventajas y características de las sociedades laborales.

Allí señala las personas que pueden formar parte de una Sociedad Laboral:

Socios Trabajadores: Son aquellos socios, que prestan sus servicios retribuidos de forma directa y personal con una relación laboral por tiempo indefinido en la sociedad laboral. Sus participaciones/acciones se denominan de “Clase Laboral”.

Socios no trabajadores: Son aquellos socios que no tienen relación laboral con la sociedad. Sus participaciones/acciones se denominan de “Clase General”.

Trabajadores Asalariados: Son aquellos trabajadores con contrato de duración determinada o indefinida que no son socios de la sociedad laboral.

Número mínimo de socios: El número mínimo de socios será de tres, dado que ninguno de los socios puede tener acciones o participaciones que representen más de la tercera parte del capital social.

Asimismo, la mayoría del capital social debe ser propiedad de los socios trabajadores.

¿Por qué este tipo de sociedad?

Hay expertos en el tema mercantil que justifican la aparición de este tipo de sociedades.

Explican que es importante que los trabajadores activos de la empresa cuenten con más del 51 % del capital social (siempre con un poco más de la mitad. Eso es fundamental).

Mientras que el resto, como forma minoritaria, puede estar en manos de socios capitalistas, que participan en la sociedad, pero no son sus trabajadores.

Esta alternativa de personalidad jurídica  surge con el deseo de desarrollar, inspirar y promover el trabajo social. Además de estimular a las familias trabajadoras para crear sus empresas familiares o microemprendimientos.

«Emprender entre colegas es mucho más sencillo y con mayores beneficios que otras sociedades».

España respalda este tipo de emprendimiento

Por cierto, uno de los países que respalda plenamente esta figura jurídica es España.

El 4 de julio de 1987, en Madrid, fue constituida la Confederación Empresarial de Sociedades Laborales de España (CONFESAL), la cual agrupa más de 12.000 sociedades laborales, que en la actualidad le asegura empleo a casi 70.000 trabajadores.

Cabe destacar que en España, las sociedades labores, unidas a las conocidas cooperativas, conforman la mayoría de empresas de la llamada Economía Social.

Otro detalle interesante es que este tipo de organizaciones pueden ser identificadas como una Sociedad Limitada Laboral (SLL) o como una Sociedad Anónima Laboral (SAL).

Esta confederación agrupa a asociaciones, federaciones y agrupaciones de sociedades laborales de España, en comunicación permanente con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

México va por el mismo camino, así como otros países que respaldan este tipo de iniciativas.

Características de la Sociedad Laboral:

Las Sociedades Laborales se dividen en dos tipos: Las Sociedades Anónimas Laborales y las Sociedades Limitadas Laborales, las cuales tienen algunos atributos que las diferencian. Por ejemplo el tipo de actividad, el número de socios, el capital social mínimo, y los trámites de la constitución de cada una:

  • Está constituida en su mayoría por trabajadores de la entidad a formalizar (por lo menos el 51 % de los socios deben ser empleados).
  • Para formarse requiere de una cantidad mínima de 3 socios.
  • Ninguno de sus socios puede poseer más de un tercio del capital total de la sociedad a menos de que se trate de una entidad pública.  Entendiendo esto, queda por fuera la idea de una sociedad unipersonal.
  • En caso de aumentar el número de socios luego de la constitución, debe comunicarse al Registro de Sociedad Laboral en un plazo no mayor de un mes y cuentan con un año para regular la situación presente.
  • En este tipo de sociedad, el capital social se divide en participaciones sociales o, según el caso, en acciones nominativas. Una, es Laboral (le pertenece a los socios trabajadores) y, la otra, es General (le corresponde a los socios no trabajadores)

Más características

  • Las sociedades laborales siguen siendo sociedades mercantiles, por lo que están reguladas en su normativa por el registro mercantil.
  • Al finalizar su nombre de registro, debe incluirse las siglas SAL o SLL dependiendo de sus características de constitución.
  • Las sociedades laborales pueden contratar a trabajadores durante un plazo indefinido o temporal, sin necesidad de convertirlos en socios.
  • Al momento de contratar a un trabajador no socio, el tiempo de la jornada laboral no debe excederse del 15% del total de horas por año, trabajadas por un socio común de la sociedad laboral.
  • La figura de Derecho de Suscripción Preferente, se refiere a que en el caso de abandono de un socio, sus derechos serán repartidos entre los trabajadores no socios; luego de los trabajadores socios; de los socios no trabajadores; y en los trabajadores temporales, finalmente.

Otra de las características es que en caso de vencerse el tiempo de trabajo (jubilación) de alguno de los socios, este debe disponer a la venta su acción de capital. De esta manera, puede continuar con el funcionamiento regular de la sociedad.

Si te interesa conocer lo que establece la ley sobre las Sociedades Laborales, te recomiendo revisar sus normativas.

Una larga lista de características que distinguen a la Sociedad Laboral.

¿Aún te interesa emprender en esta iniciativa de trabajadores?

Entonces, ¡Continuamos con las ventajas!

Ventajas de la Sociedad Laboral:

  • Está exenta del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en la constitución y ampliaciones de capital.
  • De cobrarse la prestación por desempleo y crear una sociedad laboral puede cobrarse el pago único de desempleo al momento de la apertura de la sociedad.
  • Recibe una bonificación del 99 % en las transacciones patrimoniales que se realicen de bienes provenientes de la empresa los cuales procesan de la mayoría de los socios trabajadores de la sociedad.
  • Además, recibe un 99 % de bonificación en la cuota que se devengue por la escritura notarial que registre los cambios dentro de la sociedad.
  • También recibe una bonificación del 90 % de las cuotas del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) por las escrituras de constitución. Tanto si son de préstamos siempre y cuando el importe se destine a la realización de inversiones en activos fijos necesarios para el desarrollo del objetivo de la sociedad laboral.

Desventajas de la Sociedad Laboral:

  • Confusiones al momento de contratar un empleado indefinido, no socio.
  • Debe disponerse del estado de socio, una vez cumplido el plazo para iniciar la jubilación.
  • Los órganos sociales son mucho más complejos.
  • Existe un monto mínimo de capital para realizar su constitución.
  • Trámites costosos.

Al igual que el resto de sociedades, para su conformación es necesario presentar diferentes documentos burocráticos en la sede del Registro Mercantil, más cercana a tu localidad.

Ten en cuenta que los documentos a consignar pueden variar según la sociedad a constituir. También por el tipo de empresa, por la acción económica a efectuar y por la zona de registro.

Como puedes ver, son muchos los requisitos. Pero tal vez pocos para aquellos trabajadores interesados en esta alternativa laboral. Como dicen… “Querer es poder”.

Bueno, hasta aquí las características, ventajas, desventajas y demás detalles sobre lo que representa la Sociedad Laboral.

Espero que esta información te sirva para tomar una decisión.

Sea cual sea, lo importante es aprender y emprender. Recuerda que el buen emprendedor se distingue por ser Perseverante, Apasionado y Creativo.

Lo que desea, lo logra, siempre y cuando se esfuerce y trabaje para cristalizar sus objetivos.

¡Estamos en contacto!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios. Visita mi perfil en about.me: https://about.me/davidpolomoya


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR