El proceso de toma de decisiones en una empresa

La toma de decisiones es un proceso al que se enfrentan las empresas diariamente, con el fin de encontrar las mejores soluciones a los problemas que afecta a la organización.

En este sentido, la toma de decisiones es un proceso clave para determinar la marcha y el futuro de la empresa.

Por tanto, un mal proceso de toma de decisiones conllevará a la empresa al fracaso.

Por ello, en este post, te enseñaremos las etapas del proceso de la toma de decisiones para que puedas seleccionar entre todas tus opciones, la mejor alternativa posible.

¿Quieres aprender más?

Entonces, presta atención para que saques el máximo provecho del contenido que hemos preparado para ti.

  • ¿Qué es la toma de decisiones en una empresa?
  • Etapas del proceso de toma de decisiones.
  • Ejemplo práctico. Caso la Cosecha

¡Comencemos!

¿Qué es la toma de decisiones en una empresa?

El proceso de toma de decisiones determina la situación actual que vive la empresa, estudia y analiza las posibles opciones existentes, selecciona la más adecuada y, por último, analiza si el objetivo deseado fue alcanzado o no.

En el caso de las organizaciones, la toma de decisiones busca afrontar un problema en particular que afecta a la empresa en su conjunto o en áreas pequeñas de la misma.

Sin embargo, es recomendable que el proceso de toma de decisiones sea grupal, ya que conlleva a una serie de ventajas como:

  • Presentar un mayor número de opciones gracias a las experiencias de cada participante.
  • Tomar decisiones de forma consensuada donde todos los miembros del equipo participen.
  • Mejorar la comunicación entre las distintas áreas y departamentos de la empresa.

Si bien conlleva a una serie de ventajas, también existe la desventaja de que puede llevar más tiempo, ya que habrá más propuestas que analizar.

Interesante ¿cierto?

Etapas del proceso de toma de decisiones

En el proceso de toma de decisiones debes tomar en cuenta las siguientes etapas.

¡Presta atención!

1. Analiza la situación para identificar posibles problemas

En la primera etapa, debes identificar cuáles son los posibles problemas o situaciones sobre los que hay que tomar una decisión, y qué beneficios esperan generar.

Además, es necesario analizar el contexto y las condiciones en el cual se desenvuelve el problema.

2. Identificar todas las posibles opciones

Una vez localizado el problema, todo el equipo de trabajo deben proponer todas las alternativas posibles y las soluciones que sean de utilidad para afrontarlo.

En este punto, es importante escuchar a todos los participantes que puedan aportar una solución adecuada a la situación que se desea resolver.

3. Analizar las alternativas

Seguidamente, debes analizar cada una de las opciones propuestas por el equipo de trabajo, es importante estudiar sus fortalezas y debilidades y compararlas entre sí.

A su vez, evalúa con cuáles de ellas puedes alcanzar los objetivos deseados.

4. Definir criterios de selección

Una vez que tienes sobre la mesa todas las opciones viables, debes optar por la que mejor resuelva tus problemas.

Para ello, debes definir unos criterios de selección y métodos a utilizar. Además, debes ponderar cada una de las alternativas para conocer cuáles son los más eficientes para la toma de decisiones final.

Por ejemplo:

  • Elección individual: se basan en la experiencia y jerarquía, e implica que la decisión la tomarán una o pocas personas.
  • Elección consensuada: se fundamentan en la argumentación y la votación e implica a más personas en el proceso de toma de decisiones.
  • Modelos cuantitativos: en ocasiones, se pueden recurrir a ese tipo de modelos, que, a través del análisis de datos, puedan realizar pronósticos de los resultados que se obtendrán al optar por una propuesta u otra.
  • Asesoramiento externo: en algunas situaciones, es normal que los directivos de la empresa no se sientan en la capacidad de elegir la mejor opción, por tanto, recurren a asesoramientos externos.

5. Seleccionar una alternativa

Debes seleccionar la opción que más se adecue a los objetivos y necesidades de la empresa.

6. Implantación de la decisión

Seguidamente, debes comunicar la decisión a todas aquellas personas que vayan a ser afectadas por ella.

Incluso, la implantación requiere un proceso de planificación y organización previo.

7. Evaluación de los resultados

Una vez seleccionada e implantada la mejor opción, llega el momento de evaluarla para saber si ha corregido el problema.

Además, es conveniente documentar cómo se ha procedido con la toma de decisiones. De este modo, para realizar una correcta evaluación, se pueden seguir los siguientes pasos:

  • Objetivos resueltos: el proceso de toma de decisiones ha finalizado de forma satisfactoria si este cumple con las expectativas deseadas.
  • Analítica e informe de seguimiento: puedes realizar un informe final donde determines los factores que formaron parte de la toma de decisiones.
  • Otros apuntes: incluye en tus informes o estadísticas empresariales los métodos utilizados y los datos recopilados para futuros procedimientos.

Como ves, conocer las etapas del proceso de toma de decisiones en una empresa es muy necesario para las personas que gestionan una compañía, ya que les permite elegir entre distintas alternativas para solventar una situación.

Por ello, ponemos a tu disposición una herramienta muy útil para llevar a cabo la gestión de tu negocio llamada Platzilla. ¡No te la pierdas!

Ejemplo práctico. Caso La Cosecha

Ahora bien, vamos a conocer cómo es el proceso de toma de decisiones en una empresa a través de un caso práctico. Por tanto, conocerás a nuestra empresa de prueba La Cosecha.

El proceso de toma de decisiones empresariales
El proceso de toma de decisiones empresariales

Antonio Gómez siempre ha querido abrirse a nuevos mercados. Sin embargo, aplicó en su empresa una política donde los descuentos por pedidos de cacao al mayor deben otorgarse a clientes con una antigüedad de 6 meses.

En caso contrario, los trabajadores de La Cosecha deben notificar a Antonio Gómez para saber si deben o no otorgar el descuento.

Un día, un cliente realizó un pedido al mayor de 10 bultos de cacao, sin embargo, exige un descuento y amenaza con cancelarlo si no lo hacen.

Cabe destacar que el cliente no cumple con los requerimientos necesarios para aplicarle un descuento. Sin embargo, Antonio Gómez a pesar de que quiere abrirse a nuevos mercados, considera que las políticas de la empresa son necesarias para evitar el caos.

¡Comencemos a aplicar cada una de las etapas del proceso de toma de decisiones!

1. Detecta el problema

En este caso, el problema está muy claro:

¿Los empleados deben hacerle un descuento al cliente aun cuando no cumple con los requerimientos necesarios e ir en contra de las políticas de la empresa?

2. Identifica las alternativas

Existen 3 posibles alternativas:

  1. Los empleados le hacen un descuento al cliente.
  2. No se hace ningún descuento al cliente y se pierde el pedido.
  3. Se consulta a la gerencia para autorizar el descuento.

¿Cuál crees que es la mejor alternativa?

Vamos a verlo.

3. Analiza las alternativas

En este punto, evaluaremos las alternativas mencionadas en el apartado anterior, además, utilizaremos una escala de puntuación del 1 al 4 para calificar cada alternativa individualmente.

Opción 1

Si la empresa desea que los empleados tengan una mayor autonomía para que tomen sus propias decisiones fuera de la política, de cara a dar un mayor servicio al cliente, la puntuación sería un 4, ya que el equipo tomó una decisión demostrando autonomía y evitando hacer interrupciones a los demás, tal decisión puede ser notificada en el informe diario de la empresa o en reuniones puntuales.

En este caso, la empresa prefiere que se respete la política de la empresa, por tanto, si los empleados toman la decisión de otorgar un descuento sin consultar a la gerencia, habría problemas. De este modo, asignaremos una puntuación de 0, ya que no se está cumpliendo.

Opción 2

En esta alternativa, la puntuación sería 0 si lo que la empresa quiere es que haya cierta independencia y que el equipo tome decisiones.

En cambio, la puntuación sería 4 si queremos que haya una política fija porque sabemos que nuestros productos son especiales y puede haber filtración de información, ya que unos clientes pueden sentir agravios en caso de que se aplique un descuento a unos y a otros no.

Opción 3

Como se mencionó anteriormente, el deseo de La Cosecha es abrirse al mercado y atrapar mejores clientes, por tanto, aplicar descuentos puede ser una gran idea.

En este caso, si la empresa autoriza el descuento o elimina la política, va a aumentar su número de clientes, por tanto, le asignaremos una puntuación de 4.

4. Seleccionar la mejor alternativa

Consideramos que la tercera opción es la mejor alternativa, ya que, al consultar con la gerencia de la empresa, se decidió aplicar el descuento, así no se incumple con la política de la empresa y el cliente queda satisfecho.

De este modo, La Cosecha puede abrirse a nuevos mercados y atraer nuevos clientes.

Finalmente, solo quedaría evaluar los resultados de la decisión tomada por la empresa.

Si quieres conocer más herramientas para la toma de decisiones, te invito a leer los siguientes artículos:

Conclusiones

Finalmente, ya sabes cómo aplicar el proceso de toma de decisiones en tu empresa.

La toma de decisiones consiste en seleccionar una opción entre distintas alternativas posibles, con el fin de solucionar una situación o un problema que afecta a la empresa.

Por tanto, existen un conjunto de etapas que puedes aplicar para llevar a cabo el proceso de toma de decisiones:

  1. Detectar posibles problemas en los que hay que tomar una decisión.
  2. Proponer todas las posibles opciones existentes.
  3. Analizar cada una de las opciones propuestas.
  4. Establecer criterios de selección y métodos a analizar.
  5. Escoger la mejor alternativa posible.
  6. Notificar a todas las personas afectadas sobre la decisión tomada.
  7. Evaluar si los objetivos propuestos fueron alcanzados con el proceso de toma de decisiones.

Sin duda, la toma de decisiones se produce en todos sus niveles departamentales, además es un proceso clave para determinar la marcha y el futuro de la organización.

Gracias por leernos.

¡Hasta la próxima!

Autor
David Polo Moya
David Polo Moya

Nacido en Madrid, de 43 años. Licenciado en Business por la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) MBA por el Instituto de Empresa en Madrid (España) e Indian Institute of Management en Calcuta (India). Emprendedor recurrente, David Polo es el fundador de Time Management, consultora de sistemas de gestión con más de 10 años de experiencia y por otro lado los blogs emprender-facil.com y gestionar-facil.com. Consultor independiente de emprendedores y empresas, en análisis, gestión y medición de datos, David Polo se enfoca en el desarrollo empresarial a través del uso de Plataformas de gestión, consultoría estrategia y de innovación y ayuda a emprendedores y empresarios.


Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Su privacidad es importante para nosotros. Con su acuerdo, nosotros utilizamos cookies o tecnologías similares para alamacenar, acceder y procesar datos personales, como su visita en nuestro sitio web. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento, haciendo clic en Política de cookies. Nosotros hacemos el siguiente tratamiento de datos: Almacenar o acceder a información en un dispositivo. Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características del dispositivo.

Cerrar