Responsabilidad laboral de los emprendedores

.

Cuando nos iniciamos a emprender, nos enfocamos en lo que queremos conseguir, en los objetivos de nuestro emprendimiento y en los recursos que necesitamos.

El entusiasmo nos hace saltar muchas reglas y no se toman en cuenta los riesgos que los emprendedores abordan. Así en este artículo vamos a explicar los riesgos y responsabilidad laboral que han de asumir los emprendedores, tanto a nivel legal como a nivel ético. ¿Listo?

¡Empecemos!

El término responsabilidad laboral en el sentido legal

La responsabilidad laboral obedece a las obligaciones tanto económicas como asistenciales hacia los trabajadores en la empresa. Esta responsabilidad laboral se aplica a accidentes y contingencias que se puedan ocasionar dentro del trabajo.

En este sentido estas condiciones se suelen recoger en el contrato o bien los estatutos de los trabajadores, en función del país donde nos encontremos.

Responsabilidad laboral de los emprendedores

Los riesgos laborales de los trabajadores

En España y también en otros países de América Latina, existen layes de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), la cual impone al emprendedor que contrata una serie de restricciones para garantizar la seguridad y la salud en el trabajo. Enumeramos algunos puntos claves de dicha ley:

  • Adopción de un plan de prevención en la empresa.
  • Desarrollo de un modelo de riesgos laborales.
  • Evaluación de riesgos y planificación de la prevención.
  • Formar a los trabajadores.
  • Consulta y participación de los trabajadores.
  • Monitorización de salud de los trabajadores.
  • Vigilar salud del equipo.
  • Adopción de medidas en caso de emergencia.
  • Documentar actividades.

Yo sólo quiero comenzar a emprender…

Quizás te estés preguntando… yo sólo quiero emprender con un equipo pequeño ¿tengo que tener todo eso en cuenta?

La respuesta dependería del tipo de emprendimiento. Obviamente, si va a crear una empresa de construcción y no comienza por definir un modelo de prevención, en el caso de visita de los inspectores de trabajo tendría un problema. Por no decir las responsabilidades civiles y penales en caso de accidente.

Para evitar que eso suceda, no hay nada mejor que prevenir y desarrollar un plan y, en caso de situaciones delicadas, es fundamental contar con un equipo de abogados competente para asesorarnos y que nos ayuden a tomar las mejores medidas legales.

Si vas a emprender un negocio digital, igualmente en la oficina se ha de disponer de unas condiciones de salubridad mínimas para poder pasar una hipotética inspección de trabajo.

Si tu negocio es de alimentación, también deberás disponer de un plan de riesgos, no sólo porque se manipulan alimentos con instrumentos cortantes, sino por las condiciones de una cocina.

En el caso de haberte decantado por servicios, tales como mantenimiento informático o mantenimiento de calderas, en las ejecuciones de los mismos han de contar con el equipamiento y condiciones de seguridad que marque la ley.

En resumen, como emprendedor te has de enfocar en la clave del momento, que es demostrar el modelo y vender. Cierto. Pero siento decirte que también has de tener en cuenta que una empresa opera en un país y los países tienen leyes para proteger a los ciudadanos. Por lo tanto, no estás exento de la responsabilidad laboral que tu actividad pueda conllevar.

El término responsabilidad laboral desde el punto de vista humano

Ya que no somos máquinas, es importante asumir que como emprendedor, nuestra misión es unir una serie de recursos para lograr un fin.

De un lado los recursos financieros, por otro los humanos tu equipo y finalmente los físicos y/o técnicos.

De los 3 tipos de recursos, los recursos humanos son los que tienen una característica fundamental: son personas.

Como personas tienen sentimientos y éstos afectan directamente a su rendimiento y a su bienestar. Como emprendedor has de entender desde el momento número 1, que la motivación es el combustible del equipo, luego tu responsabilidad es motivarlos.

Responsabilidad laboral de los emprendedores
La motivación para que todo fluya es fundamental

La motivación del equipo

Esta motivación del equipo tiene dos vertientes bien diferenciadas. La intrínseca y la extrínseca.

La motivación intrínseca del proyecto

La vertiente intrínseca es el propio proyecto. Así es de vital importancia que todo esté alineado en una misión, visión y valores. Quizás pienses que sólo quieres montar una pequeña empresa, pero mismo así, has de pensar en el motivo por el cual se crea y qué problema trata de resolver (su misión).

Cuando tienes el problema a resolver definido, ha de estar apoyado en por qué crees que debe solucionarse, que al fin y al cabo, son tus creencias, las cuales se apoyan en unos valores que puedas tener.

Así por ejemplo, si haces mantenimiento informático tus creencias pueden ser: el orden y la prevención son una clave para la tranquilidad y que el cliente se enfoque en su actividad. Con estas creencias basadas en valores tales como rigor, profesionalidad y prevención, puedes montar esa misión que podría ser: «Asegurar que el cliente, está tranquilo con su infraestructura, para realizar su labor con todas las garantías».

Si deseas saber más sobre estas técnicas, te recomendamos ver el siguiente vídeo:

La motivación extrínseca del líder

El líder ha de poder motivar a su equipo para sentirse cómodo. Esta responsabilidad laboral garantiza que, si se siente cómodo y es feliz, trabajará mejor y por consiguiente los resultados serán mejores.

Esta es una máxima de uno de los emprendedores y líderes más influyentes y de éxito de todos los tiempos, Richard Branson.

Al contrario de muchos CEOs en el mundo que tienen como orden de prioridades, la satisfacción de los inversores, pasando por los clientes y en último lugar el equipo él cambia el orden. Primero el equipo para que rinda bien; esto produce que los clientes estén satisfechos; la satisfacción del cliente deriva en mejores resultados para los inversores.

¿Cómo puede motivar el líder a su equipo?

  • Siendo empático y realista.
  • Orientando sobre la misión visión y valores.
  • Premiando los logros.
  • Orientando y remando en la misma dirección que el equipo, en lugar de exigir sin estar comprometido en el día a día.
  • Creando agendas y calendarios realistas.
  • Facilitando herramientas de gestión que faciliten la vida del equipo como por ejemplo, Platzilla.

Conclusiones

La responsabilidad laboral del emprendedor comienza desde el minuto 0 de la actividad en la empresa. No sólo con el equipo sino en definir qué se va a hacer para motivar a un equipo que se forme.

Una vez formado el equipo, ésta responsabilidad tanto ética como legal ha de mantenerse fortalecerse y revisarse.

El emprendedor ha de ser consciente que un proyecto es, fundamentalmente un equipo determinado a lograr un fin.

¡Muchas gracias por leernos!

Google AdSense Widget Matched Content

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR