Historia emprendedor: “La historia del Diamante”

.

Historia emprendedor – Todo emprendedor es un diamante ¿Eso es bueno? si, pero no siempre, ya que hay diamantes que por ciertos asuntos no brillan ¡Eso y mucho más lo aprenderemos en este post, en esta historia! ¡Comencemos!

Particularmente me gusta enseñar por medio de historias, aquí en emprender-fácil ya hemos contado una. Te invito a leerla una vez termines de leer este post, se llama: Historia de un Emprendedor: – El Éxito me Sigue

Y aunque es muy buena, no sé si decir que mejor que esta jajaja pues ambas dejan una gran enseñanza. Sin más preámbulo comencemos ¡Una nueva historia emprendedor!

Historia emprendedor “La historia del diamante”

Hace mucho tiempo, en un lugar muy lejano, en otra dimensión donde los objetos inanimados de este mundo tienen vida. Existía un “Pedazo de carbón” en medio de un universo lleno de brillo. Es como decir un “Pedazo de carbón” en medio de muchos diamantes.

El brillo define lo bueno que eran

En este mundo mientras más brillabas mejor eras. Y el pobre pedazo de carbón creía que no valía nada. Sin embargo en busca de sentirse más valorado encontró una forma de brillar más ¡Y era ser pulido!

Buscando y buscando se consiguió con un maestro en esto, el cuál lo procesó, pulió… haciendo de él un lindo diamante. Brillaba, ya se consideraba parte de su universo. Sin embargo de camino a casa veía como los demás brillante lo observaban diferente ¿Qué pasaría?

Un diamante extraño

Cuando llegó a casa se miró en el espejo para ver que era lo que había sucedido. Y cuando se miró se llevó una sorpresa, no era un diamante transparente como el resto, sino que era un diamante de color rojo.

Comenzaron los problemas de nuevo. El diamante se sentía diferente, pues según su universo el verdadero diamante era el transparente. Obviamente todos los miraban extraños, murmuraban contra él y muchos se alejaban.

Muy triste visitó al sabio y viejo del lugar contando todo, y éste le dijo: no te preocupes hijo, la única forma de brillar no es siendo un diamante transparente, sin importar tu color eres un diamante. Y que seas diferente no quiere decir que no valgas.

Con los ánimos más alto el diamante siguió con su vida. Y debido a que no tenía una actitud que demostraba una autoestima baja, el grupo lo fue aceptando. Muchos los criticaron pero no le quedó más que acostumbrarse. Pero lo bueno, es que al ser diferente muchas otras personas le miraban y admiraban.

Siguen las diferencias entre los diamantes

Otra vez parecía que el diamante tenía su vida resuelta. Sin embargo vinieron más problemas. Al ser un diamante de un hermoso color, fue adquirido para exponer su belleza y diferencia. A él no le molestaba, pero se sentía incomodo porque a diferencia del resto él no era utilizado para cortar o pulir.

Esa era la profesión más común. Pero nuestro amigo diamante no podía, ya había sido procesado para ser un adorno, ya no podía ser un cortador o pulidor.

Duró un buen tiempo triste hasta que un día decidió ver la felicidad de las personas que le admiraban. Desde ese día el hermoso diamante entendió que todos tenemos funciones diferentes, no tenemos que actuar como el resto para ser importantes.

Un diamante sucio, otro problema más

El diamante siguió con su vida. Pero se olvidó de algo muy importante. Se olvidó que su brillo dependía de su limpieza, la cual descuidó.

Sin darse cuenta de la situación, comenzó a ensuciarse, cada día más estropeando su imagen. Obviamente perdió su trabajo, fue desechado.  No entendía el por qué había perdido el brillo, hasta que un día llovió tan fuerte que el pobre diamante se mojó.

Caminando hacia su casa se miró en un espejo y había recobrado el brillo. Entendiendo todo pudo comprender que no había perdido su valor, sino que había descuidado su limpieza al mismo tiempo que su valor.

Conociendo el amor de su vida

Un día conoció a una diamante. Ella era de color rojo, se notaba que apenas dejaba de ser un carbón. Nuestro diamante se enamoró de ella, sin embargo confundida, poco moldeada se sentía triste y avergonzada.

Él quería ayudarla y trató de darle forma. La llevó a un carpintero, pero a éste se le estropearon todas las herramientas al tratar de cortarla, sin éxito alguno. Así sucedió con muchos profesionales. Lamentablemente no recordaba como fue el transformado en tan hermosa pieza brillante.

Todo esto, hasta que ella le preguntó por su profesión. Él le contó la particularidad de lo que hacía, ella asombrada le dijo que le encantaba, pues era algo diferente, ya que hasta donde tenía conocimiento la mayoría de diamantes de ese universo se dedicaban a cortar y a pulir.

Así que averiguando donde se ejercía esta profesión llevó a la chica. La dejaron hermosa, y pudo comprender que a un diamante sólo lo puede cortar otro diamante. Esta hermosa pareja, continuó con su vida, que a simple vista parece una tontería pero si analizamos nos deja grandes conocimientos. Los cuales explicaré a continuación.

Historia emprendedor: "La historia del Diamante"

Historia emprendedor: “La historia del Diamante”

Historia emprendedor: “La historia del Diamante”

Lo primero que aprendemos en la historia de este diamante, es que debemos ser procesados. Puede que si te comparas con otros emprendedores, te veas como “Poca cosa”, algo que no vale o es incapaz de hacer grandes cosa. Si te comparto con el creador de Apple, facebook… de seguro te intimidas. Déjame decirte que tu también puedes hacer grandes cosa, solo debes pulirte y dejar de ser solo carbón.

Así que si no brillas no es porque no puedas. Sino porque debes pasar un proceso donde ese brillo salga a luz: estudia, prepárate, pon manos a la obra, ensaya, prueba, etc.

No tienes que ser igual al resto

Por otro lado ser un diamante rojo no era fácil. Y así sucede con nosotros. Vemos actitudes, características en otras personas, que sinceramente no va con nosotros.

A lo mejor ves que tus amigos son más habilidosos para memorizar, dibujar, trabajar, etc. O simplemente ves que físicamente no eres como son todos ellos y te sientes fuera de lugar. Pero déjame decirte que aún los diamantes vienen de diferente formas y tamaños, y aún así brillan. No tienes que ser exactamente igual a otros emprendedores, amigos, familiares… para brillar y tener éxito. Si bien es cierto que hay cosas que debes moldear, tu naturaleza, personalidad… no va evitar que tengas éxitos.

No tienes que hacer lo mismo que los demás

Hay emprendedores que quisieran “Montar una librería”. Pero se cohíben porque se dice que es algo muy culto y aburrido, para la juventud es mejor emprender un cine, un bar, etc. O peor aún, ellos dicen que emprender no es divertido, mejor hacen otras cosas.

Te debe quedar claro que no todos cumplimos las mismas funciones. Aún con funciones diferentes podemos brillar. No sientas que debes hacer lo mismo que los demás, simplemente haz lo que te apasiona y tendrás éxito.

Quita el polvo que no te permite brillar.

De esta historia emprendedor me encanta este punto. Y es que podemos brillar en un momento, ser muy buenos… sin embargo si no cuidamos ese brillo vamos a fracasar. No te confíes porque hoy tu negocio es todo un éxito. Igual debes seguir estudiando, diseñando estrategias, cuidando tu ánimos, relaciones… porque si dejas ensuciar lo que eres, vas a dejar de brillar.

¡Uf! solo un diamante corta otro diamante

Esto me encantó. Y es que como emprendedor solo puedes ser formado por otros emprendedores o profesionales del área que quieres aprender.

Es decir, que debes dedicar tiempo a relacionarte con este tipo de personas. No digo que dejes tus amistades, pero sí debes dedicar un poco más de tiempo a personas que piensen como tú. Así mismo debes dejar un poco el ocio en Internet y dedicar tiempo a páginas como la nuestra que busca enseñarte lo que necesitas.

¿Y tú que aprendiste de esta historia emprendedor?

Espero que mucho, y si no la capturaste al leer lo que llamo historia emprendedor, espero que al leer la conclusión con  lo aprendido si hayas aprendido.

Sin más que agregar solo me queda despedirme y desearte el mayor de los éxito ¡Un abrazo! ¡Hasta la próxima!

Comentarios

Comentarios

Más de Consejos

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR