Cómo hacer una propuesta de valor ¡Emprende con una buena propuesta!

.

Si te preguntas cómo hacer una propuesta de valor no te puedes perder este artículo. Aquí te enseñamos eso de forma clara, con ejemplos y muchas cosas más ¡Sigue leyendo!

Bien, es muy probable que sepas lo que es la propuesta de valor. Lo digo, porque si eres seguidor de nuestro blog de seguro estás actualizado con todo lo relacionado al modelo canvas ¡La propuesta de valor es uno de sus puntos centrales!

Pero si no sabes qué es una propuesta de valor, es una forma nueva de llamar al producto o servicios que ofrecemos al cliente. Pero hay que considerar que esta propuesta tenga un valor agregado, algo que le diga al cliente “Por esta razón es mejor nuestra oferta que la competencia“. En otras palabras, es lo que ofrecemos al cliente lo cual se presenta como respuesta a una necesidad y de una forma diferente que la competencia.

Como siempre digo, decir que vas a montar un restaurante es una propuesta buena, sin embargo así de simple no muestra mucho valor. Podemos decir que solo tenemos una propuesta. Sin embargo decir que vas a montar un restaurante especializado en dietas para combatir el sobrepeso hace que tu propuesta sea más completa, diferente a la mayoría de la competencia… lo que la hace ver de mucho valor.

Pero bien, como la idea es ayudar y no complicar, a continuación de enseño cómo hacer una propuesta de valor. Créeme con con ella darás un paso agigantado hacia el éxito.

Cómo hacer una propuesta de valor

Cómo hacer una propuesta de valor ¡Emprende con una buena propuesta!

Cómo hacer una propuesta de valor:

Para comenzar es necesario que sepas que el cómo hacer una propuesta de valor, depende de muchas cosas. Una de ellas es cómo surja la idea de negocio. Aquí te presento dos formas:

  • Cuando partimos de una necesidad: vemos la necesidad y emprendemos un negocio que resuelva esa situación.
  • O cuando partimos de una idea que nos gusta: me encanta programar, voy a montar una empresa de diseño de software (por ejemplo).

A continuación vamos a estudiar ambos casos. Vamos a ver cómo hacer una propuesta de valor en cada situación.

Cuando partimos de una necesidad:

Lo primero que tenemos que hacer es tener una propuesta en general, por eso el primer punto es el siguiente:

1- Detecta una necesidad general o específica.

Lo primero que hay que hacer es detectar algún problema. Claro, esto es para las personas que no tienen ni idea en qué emprender, porque si ya tienes una idea base de seguro la necesidad ya la detectaste. Pero partamos desde este punto para que todos los que entren en este post puedan aprender.

Hay que tener en cuenta que hay dos tipos de necesidades, o por lo menos para efecto de esta explicación. Y es la necesidad en general y la necesidad específica.

Una necesidad general es aquella que como solución tiene una propuesta simple. Mientras que una necesidad específica es aquella que tiene como respuesta una propuesta de valor.

Por ejemplo, en nuestra localidad hay pocos restaurantes, casi que ninguno. La respuesta a la problemática sería montar un restaurante que como ya vimos anteriormente es una propuesta simple. Pero también podríamos detectar que hay trabajadores que no tienen tiempo para cocinar, y sus empresas quedan lejos de los restaurante. La respuesta a esta problemática podría ser un restaurante de entrega a domicilio, es decir, de entrega al puesto de trabajo. Esto ya es una idea más completa.

Y hago mención de ambas necesidades porque no siempre nos vamos a encontrar un problema en general. Sino que en ocasiones nos encontraremos directamente con problemas en específico. Más adelante vas a comprender porque digo todo eso.

2- Debes ver la necesidad de forma más específica.

Aquí toma más sentido el punto anterior. Es difícil presentar un propuesta de valor con una necesidad tan generalizada. Por lo que en esa necesidad hay que ver problemáticas más específicas. Siguiendo con el ejemplo anterior deberíamos ver más allá de la necesidad de un restaurante en la localidad.

Debes hacerte peguntas como:

  • ¿Por qué a pesar de que hay restaurantes no es suficiente?

Y allí vienen respuestas como:

  • Es mucha la demanda por parte de la población.
  • No todas las personas tienen un buen acceso a los restaurantes que existen.

Eso nos da a entender que abriendo un simple restaurante no estaremos resolviendo la situación por completo. Y allí podría surgir una idea con mucho valor, como podría ser un restaurante con diferentes puntos de atención en la ciudad. Sería como un restaurante central y varias sucursales, kioscos… en lugares estratégicos para llegar a más personas. Incluso se puede habilitar la entrega de comida a domicilio.

Cuando partimos de un negocio que nos gusta:

Es importante mencionar que en este punto la tarea de crear una propuesta de valor puede ser mas complicada. Y es que como vimos en los puntos anteriores, la propuesta de valor es casi que una respuesta inmediata a la problemática. Y como no hay competencia o es poca, no tenemos tanta necesidad de sobresalir con algo de mayor valor.

Sin embargo cuando se da el caso de que la razón para emprender es que una idea de negocio nos gusta, es muy probable que la competencia sea mayor. Al contrario que los expuesto anteriormente no necesariamente hay una necesidad que deba ser atacada. Sino que hay una necesidad que debe ser atacada pero ya está siendo atacada por otros ¡Hay competencias!

Así que es necesario que dentro de esa necesidad global que ya muchos están atacando, detectes otra necesidad y la solución a esa problemática será el valor de tu propuesta.

Por ejemplo, como te gusta programar inicias una empresa de software. Esa empresa da una solución a la necesidad que tienen muchas organizaciones de automatizar sus procesos administrativos. Sin embargo todas las empresas de software hacen eso. Así que tenemos que ir más allá, y como somos emprendedores apasionados analizamos la situación y nos damos cuenta que muchas empresas además de comprar software tienen que pagar por su mantenimiento y actualización cada cierto tiempo.

Aprovechando esto, no ofrecemos solo un software. Sino un plan completo, donde además de diseñar un software le brindamos al cliente un año completo de mantenimiento y actualización. Es solo un ejemplo, a continuación te comparto otras cosas que puedes considerar para dar valor a tu propuesta según David polo:

Cómo crear una propuesta de valor – Factores que debes tomar en cuenta>

  • Personalización: no solo ofrecemos un producto sino que lo personalizamos. ¿Vendes camisas? más que eso puedes ofrecer camisas timbradas con el nombre o logo que el cliente desee, y todo al mismo precio que si comprará una camisa cualquiera.
  • Novedad: no solo ofrecemos un producto, sino ese producto con características nuevas y útiles al cliente.
  • Mejora de rendimiento: haz que tu producto sea más productivo para el cliente, que le ahorre tiempo y dinero.
  • Comodidad: haz que tu prouctco o servicio se más fácil de utilizar por el cliente.
  • Accesibilidad: que sea fácil de adquirir.
  • Precio: ofrece una mejor relación calidad – precio.
  • Utilidad extra: que tu producto sea útil para algo más.
  • Reducción de riesgos: que el cliente tenga mayor garantía.

Es todo por ahora…

… ya que esperamos tener la oportunidad de seguir aprendiendo juntos sobre cómo crear una propuesta de valor. Apenas estamos comenzando, hay mucho que aprender y ampliar, solo no dejes de visitarnos. Sin más que agregar no me queda más que despedirme y desearte el mayo de los éxitos. Hasta la próxima.

Te puede interesar:

 

 

 

Comentarios

Comentarios

Más de Marketing

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR