Calendarios personalizados, herramienta de marketing

.

Calendarios personalizados, algo que a simple vista es muy básico ¿verdad?

Sin embargo, sigue siendo uno de los recursos de toda la vida muy potentes.

Hola amigos emprendedores y gestores. Parece que estamos abducidos en la tecnología muchas veces, redes sociales, tasas de conversión. Por no hablar de pruebas A/B, conversión, leads y una infinidad de términos. En este viaje al futuro parece a veces que se nos olvida que también estamos en el presente…

Parece que siempre miramos al futuro y olvidamos lo que siempre ha funcionado en publicidad

¿Qué son los calendarios personalizados? la información sobre tu empresa en tiempo y forma

Ya estamos en Diciembre, el último mes del año. Por eso es el momento más adecuado para hablar de los beneficios del calendario de empresa. El calendario personalizado es el regalo promocional más extendido en España.  Vamos a explicar por qué eso es así si aún no ha caído por su propio «peso». A veces, lo más habitual es lo que menos se valora, y conviene resaltar la eficacia de este medio de publicidad, precisamente ahora que llega el momento de cambiarlos. Aún estamos a tiempo de encargarlos a una de las imprentas digitales que operan en Internet que simplifican el proceso de diseño y abaratan los costos consiguiendo calendarios personalizados baratos. Además, como se basan en archivos digitales, que son de fácil modificación, esto le añade una enorme flexibilidad como instrumento de difusión.

El archiconocido calendario personalizado

Al final, el resultado será el archiconocido pero eficaz calendario personalizado que se cuelga en la pared, con la publicidad de la empresa. No lo subestimes.

El calendario, al contrario que otros formatos de promoción, tiene un impacto a largo plazo, ya que está siempre presente en la casa o el despacho de la gente y el mensaje de nuestra empresa no se reduce al día en que se regala, sino que dura, como el propio calendario personalizado, todo el año. Además, es algo más que un objeto promocional: es una cosa aprovechable, útil. Todos usamos los calendarios personalizados, no solo para saber cuándo caen los festivos, sino como agenda para recordar nuestras citas y eventos. Y eso es precisamente lo que dobla su valor publicitario, ya que el valor de utilidad se combina en la mente del cliente con la marca de la empresa. Esas asociaciones son las que atraen y fidelizan a los clientes, y por esa razón los bancos y los bares de los que somos asiduos nos regalan calendarios personalizados cuando llegan las navidades.

Se trata de estar ahí

Cuando un cliente necesita un servicio o un artículo, lo primero que hace es establecer contacto con algún proveedor. Si la información de nuestra empresa está tan a mano como en el caso del calendario, eso coloca a nuestro negocio entre las primeras opciones del comprador.  Recalcamos: durante todo un año nuestros datos de contacto y los de nuestras redes sociales están a disposición del cliente en un sitio privilegiado (como decíamos antes: en su hogar o en su trabajo). En la valoración del precio tiene que entrar en consideración ese carácter estable y de largo plazo. Todo eso hace del calendario una de las formas más baratas y rentables de hacer publicidad.

Nuevos usos para el calendario personalizado

Hay nuevos usos que este abaratamiento de costes está posibilitando, como la individualización. En un almanaque podemos añadir imágenes. Así podemos poner las fotos del cliente, o motivos que sean de su agrado. Imagina la foto de su mascota favorita, su pueblo, su destino turístico favorito o su equipo de futbol.

Además, las diferentes clases de calendarios posibilitan una segmentación que resulta provechosa en términos de nuestra estrategia de marketing. Habrá clientes a los que convenga darles el de bolsillo (jóvenes por ejemplo que lo llevan en la cartera). A otros el de pared (padres o madres de familia). A otros clientes, (los profesionales y otras empresas) se beneficiarán más del de mesa. Por supuesto, también podemos singularizar los mensajes que damos dependiendo de la tipología de cada consumidor.

Como vemos, el calendario promocional de empresa combina dos virtudes: es un espacio publicitario eficaz para nuestra marca y tiene múltiples posibilidades de personalización.

Tiene unas ventajas que hacen de él uno de los protagonistas de cualquier estrategia de promoción y creación de marca. Entre ellas, durabilidad, precio, es útil y flexible. Es por tanto, el momento en que tenemos que empezar a pensar en qué tipos de calendarios vamos a hacer. A su vez hay que pensar a qué tipología de consumidor queremos atraer y fidelizar. El final del año puede ser el principio del despegue de nuestro negocio.

En términos de marketing, ¿qué representan los calendarios personalizados?

Sencillo. Muchos impactos a un publico que puede tener una necesidad parecida en un momento determinado. Por ejemplo, en los calendarios personalizados de servicios de urgencia. En este caso el público al que se llega es general, pero la necesidad es puntual y común. En otras palabras, una segmentación transversal sociodemográfica enfocada en la necesidad o urgencia puntual

No sólo eso, los calendarios personalizados son un método eficaz de trasladar la información a visitantes, familiares, etc. Piénsalo. Al ser un objeto «clásico», siempre nos fijamos en la empresa que lo promociona. Vamos a casa de un amigo y tiene un calendario de la empresa X. En la consulta del médico, vemos en la recepción otro calendario de otra empresa, pero nos fijamos en la empresa casi «sin querer». El resultado es un impacto constante, goteo incesante.

¿Y a efectos comerciales?

Supongo que a estas alturas, es difícil no estar convencido, que todo no es tecnología y que hay cosas que funcionan siempre. Al igual que el mortero es un elemento insustituible en la cocina, el calendario siempre es un detalle clásico, muy bien valorado.

Obviamente, no se tiene un contador de «ojos que miran» a lo largo del año la publicidad que está en el calendario personalizado. Estoy seguro que si fuera así, las cifras nos sorprenderían y tendríamos un ROI elevadísimo de tal inversión. Por si no lo sabías ROI quiere decir retorno de la inversión (Return on investment). En resumen, no hace falta analizar demasiado para darse cuenta que a efectos comerciales, esta es una apuesta segura que nos gusta hablar en emprendender-facil.com.

No todos nuestros artículos iban a ser sobre innovación. Emprender es universal y las herramientas para ello, unas más eficaces que otras, sean nuevas o clásicas.

¡Muchas gracias por leernos!

 

 

Más de Marketing

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR