Plan b: Respaldo en caso de errores

. Ene 7, 2015.

Si las cosas siempre salieran como deseamos probablemente no estarías leyendo esto. Sin embargo, la realidad es otra y, sobre todo, en el mercado los aspectos son tan cambiantes que cuando te comienzas a sentir cómodo, cambia la jugada.

Plan b Respaldo en caso de erroresLa realidad es que la mayoría de las empresas están conscientes de las situaciones que pueden enfrentar pero no se anticipan a ellas, olvidando en plan b y sufriendo las consecuencias,  hoy te contaremos cómo crear un plan b de respaldo sobre las situaciones comunes con las que se enfrenta un startup antes de que se hunda tu barco.

¿Por qué necesito un plan b?

Dime que eres muy organizado y te creeré pero si de algo estamos seguros es que no puedes controlar el tiempo ¿o sí?

Los errores pasan con más frecuencia de la que nos gustarían pero si logramos aprender de ellos ya no serían errores (aunque siguen pasando factura), la idea del plan b es reducir las probabilidades de que se conviertan en catástrofes.

75 % de las nuevas empresas fracasan antes de llegar a su madurez. – Shikhar Ghosh – Harvard Business School

Situaciones que ameritan un plan b

Error de gestión

A todos nos ha pasado creer que tenemos al líder indicado y no ser así, a veces nos puede suceder hasta con nosotros mismos pero en este caso el panorama se torna un poco más oscuro. Apartarse del ego de liderar una empresa para comenzar a pensar como empresario inversionista no es fácil de conseguir, mucho menos siendo nuestra nueva empresa. A veces, es mucho mejor delegar el mando a un empleado de confianza, con experiencia en el área de gerencia o bien, otro de nuestros socios.

El plan b para esta situación es siempre rodearte de las personas adecuadas.

No siempre debes entregar el mando pero sí confiar en tu equipo para las decisiones fuertes, un emprendedor de éxito  utilizó esta estrategia para conseguir anteponerse ante su falta de conocimientos ¿podrías adivinar quién?

Falla en el área de ventas

Primero deberás determinar si el problema es causado por factores externos o internos.

En caso de tener una disminución en el área de ventas sin ninguna explicación aparente es momento de salir a la calle y hacerle una visita a la competencia.

Los momentos de recesión son muy fuertes para las startups ya que la gente adquiere menos productos y por ende las empresas batalla para asegurar la venta haciendo la competencia aun más fuerte. En este caso tu plan b sería idear una serie de estrategias de marketing que consigan llaman la atención hacia tu negocio.

 

[8 estrategias de marketing para momentos de crisis]

 

En caso de tratarse de un problema interno lo mejor es revisar las cintas de seguridad o respaldos (en caso de tratarse de un servicio de atención en línea) para conocer la postura del vendedor frente a la situación que le presenta el potencial comprador.

Como plan b pídele a tus clientes o potenciales que rellenen una pequeña encuesta para mejorar el servicio y ofréceles un descuento si aceptan ayudarte a conocer tus fallas, seguramente saldrán con una compra y tu tendrás todos los datos que necesitas más un extra.

Problemas con el personal

Bien pueden presentarse eventualidades con tu equipo de trabajo (no significa precisamente que eres un mal líder) y entre más cercano sea a tu circulo de confianza peor nos resulta este trago amargo. El miedo a que revele información a la competencia o decida marcharse siempre estará latente por lo que debes recordar como plan b: aprender a delegar tareas no significa hacer de indispensable a un empleado.

Por otra parte, la motivación es vital para mantener y mejorar el ritmo de tu equipo, así que te recomendamos archivar todo como plan b en caso de emergencias un pequeño bono de alto rendimiento.

Pequeños detalles como un día libre o bien, un reconocimiento a aquellos empleados que han marcado la diferencia (el recuadro de ventas es genial para impulsar la competitividad entre tus empleados) fideliza a tus trabajadores.

Brecha comunicacional amplia

Si están sucediendo fallas comunicacionales con tu equipo, lo lamento pero seguramente serás tú el problema. No significa que debas entregar el liderazgo sino analizar la forma en la que has llevado tus relaciones laborales.

Ser un líder va mucho más allá de tomar decisiones importantes. Recuerda que todo un equipo depende de ti para funcionar. Existen diferentes actividades y juegos que puedes implementar en la oficina para mejorar la confianza entre tus trabajadores y generar proximidad solo debes hacer clic aquí para conocerlos.

 

[Cómo conseguir que tus empleados no digan de nuevo “ese no es mi trabajo”]

 

Modelo de negocios equivocado

En la mayoría de las empresas el fracaso se debe al plan de negocios, Nos enfocamos tanto en plantear expectativas de lo que podrá ir bien y olvidamos analizar qué hacer cuando no va tan bien.

El plan b para el modelo de negocios es siempre estar en constante revisión y modificación para conseguir “la perfección” pero en realidad, dependerá de tu flexibilidad y de la junta directiva para tomar decisiones sabias en lugar de tirar la toalla.

 

[Lean startup: el modelo de negocios a tu medida]

 

Puede existir la posibilidad de que hayas ideado montar un restaurante pero resulta que tus clientes prefieren tu comida a domicilio que ir a visitarte, en estos casos ¿no sería mejor cambiar la idea de negocios y atacar con nuestra mejor arma?

Para idear un plan b es necesario aprender a escuchar a la clientela.  Cuando se trata de mejorar las ventas y hacer rendir una idea económica es obligación hacer caso a lo que el público nos comunica.

 

Otros errores a evitar al inicio de una nueva empresa

  • Renunciar a la simplicidad.
  • No tomar decisiones.
  • La mala gestión en la contratación de empleados.
  • Obsesionarse con la financiación.
  • Perseguir inversores en lugar de hacer amigo de ellos.
  • Procrastinar.
  • Distraerse con los comentarios.
  • No tener apoyo de tu co-fundador.
  • Tratar de ganarle a todo el mundo.
  • No mantener relaciones públicas.
  • Las disputas entre fundadores.
  • Temer ensuciarse las manos.
  • Un pobre manejo de inversión.
  • Escoger la plataforma incorrecta.
  • Mala ubicación de tu nueva empresa.

 

Comentarios

Comentarios

Más de Consejos

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR