Miedo escénico y elevator pitch

. Mar 12, 2015.

Imagínate que te topas con un amigo (o un inversor potencial) en una línea para pagar por un café. Te pregunta por tu nueva empresa y lo único que te sale es una larga pausa y un “todo bien”. A medida que organizas tu pensamiento y combates tu miedo escénico, el potencial inversor se ha marchado y con él una oportunidad valiosa.

El miedo escénico es uno de los grandes enemigos de las startups y uno de los grandes males de los emprendedores. Te contaré sobre cómo usar el discurso de elevador (elevator pitch) para combatir tu miedo escénico y vender tu proyecto en solo 1 minuto. ¿Preparado?

facilisto está...

¡Hola! Soy Facilisto. Hoy te hablaré sobre cómo perder el miedo escénico y el uso del elevator pitch para comunicar tu idea de negocio.

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico

El miedo escénico o pánico escénico es un estado emocional que inhibe la capacidad para comunicarse en público. Está muy ligado a la autoestima, a la timidez y a la ansiedad. Para un vendedor empresarial, tener miedo escénico no es un pecado mortal, pero si es una característica que retrasa mucho el emprendimiento.

Este es el mismo problema que tienen muchas personas cuando quieren acercarse al sexo opuesto para sacar una conversación. En el caso de las empresas, el miedo escénico puede ser la diferencia entre una financiación de millones de euros y la ruina de tu empresa.

Tener miedo es el motor de la supervivencia”. Sin miedo, no hubiéramos llegado hasta aquí. Como afirman los gurús de la Oratoria: “tener miedo está bien, lo que está mal es dejarte vencer por él”. Pero… ¿cómo hago para vencer mi miedo escénico y comunicar la idea de mi proyecto de una manera eficiente?

facilisto está...

Facilisto tiene algunos consejos para combatir el miedo escénico

Puedes practicar hablándote a ti mismo frente al espejo y conversar con tus familiares y amigos para ver tu evolución. De todos modos, Facilisto tiene otros consejos para ti:

  • ¿Quién es el creador de la idea? ¡Tú! Nadie más que tú conoce tu proyecto de cabeza a rabo. Imagina que cuentas tu vida, las personas que te escuchan no podrán refutar lo que has hecho, lo que debes hacer es presentar la historia ordenada y creíble.
  • Haz ejercicios de respiración. Para tener control sobre tus pulsaciones y tus niveles endocrinos.
  • ¡Presta mucha atención al lenguaje corporal! Quizá tus gestos venden más que tus palabras.
  • Ten cuidado con el tono de tu voz. Hablar muy bajo es síntoma de inseguridad y un tono muy alto entorpece la comunicación.
  • Escoge bien tus palabras. No hay receta para saber qué palabras debes usar. Recuerda que eres humano y debes hablar con personas, así que no debes memorizar un discurso como un robot.
  • Entre más simple, ¡mejor! Un profesor una vez me dijo: “quien realmente sabe sobre algo, lo puede explicar mucho más fácil y breve”. Así que la clave para superar tu miedo escénico es saber lo que haces.
  • Crea un plan de ideas, estructura tu discurso. Puedes tener varias versiones, unas más largas que otros y pensado para distintos usuarios (mujeres, hombres, jóvenes, adultos, individuos, grupos, etc.).
  • Conoce las debilidades de tu proyecto, de tu idea y de ti mismo para que fomentes tus virtudes. Aceptar tus debilidades no te hace vulnerable, en realidad te hace más sincero.
  • Ten entusiasmo. Un error que comenten muchos emprendedores es el de tratar de vender sus productos a toda hora, a quien sea, sin importar nada. Vende tu producto solo cuando estés de ánimo para hacerlo, o de lo contrario tendrás un efecto inverso en el que la apatía y la falta de energía te tildarán como un mal prospecto. Ya conoces ese dicho, “crea fama y acuéstate a dormir”.
  • Puedes involucrar a tu interlocutor. Si dispones de un poco más de tiempo; pero para ser más efectivo, debes fomentar la empatía. Demuéstrale que tú lo entiendes, y da ejemplos o analogías para que te entienda a ti.

Practicar con el elevator pitch

El “elevator pitch” o discurso de elevador es un discurso breve, memorable e informativo que explica los puntos más importantes de una empresa. Muchas personas creen que este tipo de discurso se usa únicamente para vender un producto en una conferencia.

La idea de este artículo es practicar el combate con tu miedo escénico, tratando de vender tu idea de negocio en conversaciones cortas de pasillo, en el bus, en la cola para entrar a un sitio, etc.

Las palabras no son el único medio para comunicarte. Puedes leer más sobre esto en Comunicación no verbal – Seducción implícita

¿No es posible explicar todo tu proyecto desde una planta baja hasta el piso 10? Antonella Broglia te presenta en este vídeo del proyecto educaixa.com cómo se puede vender con un discurso de elevador:

Los amigos de yoemprendo.es te dicen cómo realizar un Elevator Pitch en 1 minuto:

Superando el miedo escénico con un elevator pitch

Un discurso de elevador debe tener:

  • El nombre de la empresa, el sector, el producto o servicios, el equipo que está detrás de la idea, tu forma de distribución, lo que te diferencia y quién es tu competencia.

No necesitas redactar un Plan de negocio completo, pero si tener una idea de sus puntos principales para armar tu elevator pitch y controlar mejor tu miedo escénico.

Que tu proyecto se lleve a cabo depende en gran medida de tu viabilidad y del financiamiento. Conoce un poco más sobre los socios inversores de una startup para saber qué opciones tienes.

Algunos pasos para hacer un discurso de elevador sin tener miedo escénico son:

  • Gancho para tu proyecto. Este gancho debe empezar con una pregunta, un dato interesante o una anécdota muy corta (debes mantener este gacho en todo tu discurso hasta el final).

Define tu proyecto

  • Define tu público y tu audiencia. ¿Quién va a utilizar tu producto o servicio, cómo es?
  • ¿Cuál es el problema que se le presenta y cómo lo vas a resolver?

Esto te permitirá escoger el tono y el estilo de tu discurso (serio, humo, anecdótico, etc.) y las palabras que vas a usar.

Responde las preguntas más comunes

Trata de adelantar tiempo atacando las preguntas que te puedan hacer. Entre las preguntas más comunes que tienes que dejar claras desde el principio pueden estar:

  • ¿Quién eres, de dónde vienes, cuál es tu experiencia y por qué llevas este proyecto?
  • ¿Qué necesitas para llevar a cabo tu idea?
  • ¿Cómo es el mercado, es rentable?
  • ¿Cuáles son los beneficios para ti y tus inversores?
  • ¿Cómo recuperarán la inversión y cuándo?

Deja claro lo que te diferencia de los demás

Una de las claves para vencer el miedo escénico es dejar claro cómo te vas a diferenciar de los demás. En este punto, los emprendedores ejemplares (nombrados en nuestros casos de éxito) han sido etiquetados como “locos” cuando ofrecían algo verdaderamente innovador.

Arriésgate a decir lo que sientes y piensas, teniendo en cuenta siempre que no tienes nada que perder. Ningún inversor te quitará dinero o te hará daño, lo peor que puede pasar es que no inviertan en tu proyecto y tendrías que empezar antes a vender tu producto.

Explica tu modelo de negocio

Debes responder:

  • ¿Cómo ganarán dinero y explicar por qué va a ser un éxito?

Generalmente, puedes incluir datos de tendencias de consumo de los usuarios, rentabilidad, producción y puedes enfocarte en una característica específica de tu producto o servicio.

Un discurso de elevador no solo se lleva a cabo en un ascensor, sino también en los medios de comunicación en donde dispones de poco tiempo, en entrevistas, reseñas o incluso en la publicidad. ¿Quieres saber más? Mira mi artículo sobre Medios de comunicación para atraer.

facilisto está...

Facilisto tiene algo para ti: un ejemplo más claro aún sobre cómo hacer un discurso de elevador en 1 minuto:

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

Ejemplos:

“Mi empresa desarrolla aplicaciones de dispositivos móviles para que otras empresas la usen, para que aumenten su efectividad y consigan el éxito.” – No aporta una información valiosa.

“Mi empresa desarrolla aplicaciones móviles que usan otras empresas para capacitar a su personal de forma remota. Esto se traduce en un  aumento de la eficiencia en la organización y la reducción de gastos. Llevamos 1 año abiertos y hemos crecido bastante, nuestros clientes están en España, México, Argentina y Estados Unidos” – Es un poco más vistoso.

Cómo te mencioné anteriormente, puedes tener varias versiones de tu elevator pitch, para que tengas más opciones de hablar si tienes miedo escénico o no. Por ejemplo:

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

Miedo escénico y elevator pitch

¡Manos a la obra! O mejor dicho “palabras a la boca”. Tienes bastante información para ir practicando tu discurso y combatir tu miedo escénico desde hoy mismo.

Para más información complementaria sobre este tema, tal vez debas leer:

Comentarios

Comentarios

Más de Relaciones públicas

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR