Henry Ford: Recorriendo nuevas vías

. Dic 30, 2014.

Henry Ford Recorriendo nuevas víasSiguiendo con la cita de emprendedores y sus casos de éxito hoy queremos hablarte un poco sobre Henry Ford, el fundador de la empresa automoviliaria Ford y quien rediseñó el método de producción a como lo conocemos hoy en día. Henry Ford nos enseña que la astucia puede vencer a la ignorancia y cuando se trata de negocios, un fracaso puede significar un éxito en el mañana.

Si deseas conocer la biografía de Henry Ford solo hace falta que hagas clic aquí pero en este caso nos centraremos en su trayectoria como emprendedor y las lecciones de negocios que deja Henry Ford con su legado.

Los comienzos de Henry Ford

Antes de que existiera la compañía Ford como la conocemos el joven emprendedor Henry Ford debatía entre su pasión por la ingeniera y el trabajo que debía realizar por imposición de su padre (sustituirle como jefe en la granja) pero este abandonó todo para mudarse a Detroit y comenzar a trabajar como aprendiz de maquinista.

1era lección del día: Encuentra tu pasión y dedícate a ella.

Comúnmente nos topamos con dos grandes caminos, el trabajo que deberíamos hacer, bien sea por ser la carrera que estudiamos, el negocio familiar o lo que se espera de nosotros y el trabajo que queremos hacer el cual constituye nuestros sueños. Ser realista ante las posibilidades no significa perder el norte de nuestros objetivos pero debemos mantener los pies sobre el suelo y aceptar que todo se consigue luego de dedicación y esfuerzo.

Posteriormente y luego de diferentes trabajos arreglando maquinaria Henry Ford logra convertirse en ingeniero en jefe para la compañía Edison lo que le brindó suficientes ingresos como para trabajar en sus tiempos libres en experimentos personales y comenzar su etapa creativa.

2da lección del día: Si es lo que realmente queremos, conseguiremos el tiempo.

La diferencia entre los emprendedores y el resto de los trabajadores es que un buen sueldo no basta, la necesidad de crear es mucho mayor a cualquier otra cosa. El éxito es un estado relativo acorde a las ambiciones personales pero si lo que buscamos es sembrar una compañía próspera debemos enfocar nuestros esfuerzos en convertirlo en realidad sin separar los pies de la tierra y suplir antes nuestras necesidades.

Luego de conseguir tal éxito Ford decide fundar su propia compañía en conjunto a otros inversionistas llamada Detroit Automobile Company, que no tardó mucho en irse a la quiebra por la insistente necesidad de Henry Ford de experimentar en lugar de producir por lo que las ventas nunca alzaron sus números.

3era lección del día: Los fracasos no constituyen una pérdida si aprendes de ellos.

Toma tu pasión y trabaja en base a ella, eventualmente rendirá sus frutos pero debes entender que todo el tiempo que dediques debe ser tiempo invertido, bien sea en probar nuevas cosas o idear nuevos planes de negocio que podría ampliar tu compañía. El tiempo es demasiado valioso como para dejarlo perder.

Tras el fracaso de Henry Ford le presidió una mala fama que espantaba a los inversionistas por lo que en su segunda oportunidad decidieron que debía trabajar junto a Henry M. Leland, este ofendido por la reducción de su autoridad dentro de la compañía decidió renunciar. Posteriormente la compañía se llamaría “Cadillac”.

4ta lección del día: Mira más allá de los billetes

¿Si estuvieras en su lugar, sabiendo lo que hoy significa la empresa Cadillac, hubieses reaccionado de igual forma? Henry Ford estaba consciente de algo y era que bajo ningún motivo permitiría que alguien le dijera cómo hacer su trabajo, sonará terco a primera vista pero estaba decidido a ir tras su idea y no permitiría que nadie pusiese peros.

Henry Ford se lanza tras su 3er. intento y esta vez forma la Ford Motor Company, dispuesto a marcar la diferencia consigue su primer logro cuando su vehículo Ford 999 bate records y se posiciona como el automóvil más rápido jamás construido. No conforme con ello Henry Ford aprovechó su reciente éxito para ofrecer no más que 5 $ por día de trabajo a sus empleados (que para aquel entonces representaba más de la mitad ofrecida por otras compañías) por lo que no pasó mucho tiempo antes de que Henry Ford se rodeara de los mejores mecánicos de Detroit y USA.

5ta lección del día: Estrategia y visión

No era necesario ofertar tanto dinero para que alguien realizara el trabajo de obra en la compañía pero Henry Ford estaba en la búsqueda de construir la mejor de todas así que debía brindar un incentivo mayor para atraer al mejor capital humano. La visión estratégica le permitió a la compañía Ford llenarse de los mejores talentos, mejorando la calidad de producción y su competitividad en el mercado a un costo mínimo de instrucción.

 

[Artículo de interés: Cómo fidelizar a tus empleados]

 

La consolidación del éxito de Henry Ford

Luego de formar Ford Motor Company Henry Ford no conforme decide estudiar los procesos de producción y los mecanismos utilizados por sus empleados para posteriormente realizar un cambio nunca antes visto, en base a los conceptos de integración vertical Henry Ford construye una enorme fábrica en donde ingresaba la materia prima para salir como un vehículo completo listo para su venta.

Henry Ford Recorriendo nuevas víasPosteriormente y luego del análisis del mercado de automóviles Henry Ford pone a la venta el popular modelo Ford “T” el cual revolucionaría la industria y la forma de vida de los norteamericanos. La premisa además de los cambios nunca antes vistos como un volante puesto del lado izquierdo era la accesibilidad del producto acompañada por un fácil manejo y un arduo trabajo en publicidad lo que consiguió que su clásico “T” fuese el coche por excelencia para aprender a manejar.

Luego de la caída de ventas del modelo “T” Henry Ford no tuvo otra opción que aprender del mercado así que comenzó a producir nuevos vehículos, de mayor potencia, mejor manejabilidad y aún más accesibles aniquilando así a la competencia. Desde entonces y hasta el sol de ahora la compañía Ford saca 1 automóvil nuevo cada año.

La optimización de los procesos

Para finalizar, el éxito de Henry Ford fue gracias a su capacidad de producir suficientes vehículos como para satisfacer a la demanda creciente y gracias a su capacidad de mejorar el proceso de producción como un trabajo de hormigas.

Henry Ford Recorriendo nuevas vías

La historia de Henry Ford nos recuerda a un emprendedor moderno y hablamos nada menos que de Amancio Ortega, el creador de Zara quien utilizó los mismos métodos de producción en masa para agilizar la entrega de productos e incentivar a la compra por medio de constantes renovaciones del inventario a un precio bastante accesible.

Comentarios

Comentarios

Más de Casos de éxito

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR