Elevator pitch: tu objetivo en 3 pasos

. Nov 23, 2015.

Si alguna vez perdiste una gran oportunidad de negocios, no conseguiste las palabras indicadas para compartir tu idea o deseas motivar a otros a apoyar tu negocio, entonces este es el artículo que necesitas.

Llegó la hora: soñaste, trabajaste en función de ello y armaste tu propuesta. Solo hace falta presentarla a las masas y es un momento de vida o muerte, aquí se resume todo tu trabajo pero… ¿qué vas a decir? En esta edición les contaré queridos lectores, de qué va esta estrategia, cómo podrán aplicarla  y cómo armar su propio elevator pitch para que ninguna oportunidad se escape de sus manos.

 

¿Qué es el Elevator Pitch?

El elevator pitch es el discurso fugaz que realiza el emprendedor para llamar la atención de accionistas o inversores y conseguir con éxito una cita.

Descomponiendo la frase “elevator pitch” (correctamente elevator speech), refiere a un discurso de corta duración, haciendo referencia al tiempo promedio de un encuentro de ascensor, el cual, en teoría el tiempo máximo que alguien invertirá en escuchar nuestra propuesta de negocios.

No te desanimes. No significa que nadie esté interesado en tu propuesta, pero contamos con muy poco tiempo para en realidad llegar a captar la atención de otra persona. Así que el elevator pitch nace de la necesidad de conseguir un apoyo de terceros, afincándose en estrategias comunicacionales.

 

¿Qué elementos componen el elevator pitch?

1) La espontaneidad

2) Propuesta de valor

3) Manejo del lenguaje corporal

 

La espontaneidad

El elevator pitch se basa en que en nuestra vida cotidiana, somos testigos de eventos que de saber aprovecharlos, podrían beneficiarnos o ayudarnos a conseguir nuestros objetivos.

Bajo la creencia de que “todos son potenciales clientes”,  el elevator pitch indica que podríamos toparnos con un completo extraño y terminar conociendo a la persona indicada. Por consiguiente, no es una fórmula exacta, sencillamente nos prepara para poder detectar oportunidades y saber cómo realmente aprovecharlas.

 

Propuesta de valor

No podemos generar un discurso  si en realidad aún no entendemos con claridad cada aspecto de nuestra idea de negocios. Así que la primera tarea consiste en claro, redactar tu idea de negocios, las estrategias que deseas implementar y claro, los potenciales costos y requisitos indispensables.

Hace unos días publiqué un artículo sobre cómo redactar tu idea de negocios. Te recomiendo echarle un vistazo para asegurarnos de que logras con claridad transmitir tus intenciones.

 

  • Manejo del lenguaje corporal

El 80% de lo que decimos, en realidad, no lo decimos. De hecho, nuevos estudios indican que podría ser un porcentaje aun mayor dependiendo de la situación y el grado de descontrol que posea el individuo por sobre sus emociones.

El nerviosismo, poca seriedad, posturas de bajo interés o confianza excesiva pueden ser malinterpretados por los presentes, arruinando nuestra gran oportunidad. Es por ello, que el elevator pitch requiere de cierta práctica al momento de realizar el discurso y estar atentos a las señales que enviamos y recibimos.

Toma unos minutos para que puedas observar cómo funciona el elevator pitch en la vida real:

¿Dónde podría aplicar el elevator pitch?

En realidad, podrás hacerlo a lo largo de tu vida y seguramente obtendrás una buena recompensa. Sin embargo, el elevator pitch está enfocado en el área de negocios y recursos (generalmente), pero las situaciones en las cuales se puede desarrollar son infinitas.

El elevator pitch nos prepara para abordar cualquier tipo de situación donde detectemos cierta oportunidad de negocios. Pero, no precisamente debemos esperar a que el destino nos coloque frente a las personas indicadas, así que para aumentar la probabilidad de conseguir tu meta lo más recomendable es que realices una lista de personas que deseas conectar.

Una vez que hayas determinado quiénes podrían estar interesados en tu propuesta y dónde podrías ubicarlos, es cuestión de acordar un pequeño encuentro. Los break para el café de la tarde son muy populares entre los grandes ejecutivos. Sin embargo, de poder conseguir que un contacto te conecte a la conversación aumenta tus probabilidades de conseguir el encuentro deseado.

 

3 pasos para crear tu elevator pitch

1) Redacta un pequeño discurso

Contamos con muy pocos minutos para interesar al receptor en nuestra idea así que no tenemos tiempo que perder. Detalla en una hoja los objetivos que necesitas para poner en marcha la idea de negocios o estrategias que deseas implementar y redacta un pequeño discurso. Cuentas con tan solo 20 segundos para convencer a quien te escucha así que debes asegurarte no desviar la conversación.

Da la información que en realidad necesitan saber: el nombre tu negocio, de qué trata, cómo podrían ambos beneficiarse de tu propuesta de valor y dónde podrán acceder a información detallada.

 

2) Práctica frente al espejo

Debes ser tu quien guíe la conversación, así que necesitarás practicar frente al espejo las posturas que adoptarás de acuerdo al contenido que expresarás en el momento. De igual forma, necesitarás de un cronometro para conocer el tiempo exacto en que logras manejar la situación.

Vigila tu entonación, el tipo de palabras que utilices, la jerga de acuerdo a las distinciones de edad y rango. Sé autentico, los discursos “de memoria” son aburridos, debes adaptar tus puntos clave a la tónica de la conversación.

 

3) Ponlo en práctica

Así como cada persona que conozcas podría ser un potencial cliente, también una oportunidad. No dudes en comenzar a cautivar con tu propuesta de negocios.

Asegúrate de crear una agenda de encuentros. Asiste a reuniones de emprendedores, conversatorios, exposiciones, ferias y demás eventos relacionados a tu área de negocios. Así mismo, debes estar atento de los eventos a los que asistirán las personas que seleccionaste como objetivos a abordar.

Eres el representante de tu negocio, debes prepararte para ser su respaldo

Casi cualquier ocasión es una buena ocasión. Debes entender que el elevator pitch está originado para impulsar a un segundo encuentro, no vender de inmediato tu idea. Preséntate y enseña tu propuesta de valor, solicita su tarjeta o un medio de contacto y demuestra entusiasmo en un próximo encuentro cercano. Al final de cuentas, el elevator pitch se basa en la “casualidad”, y con todas las complicaciones del día a día, nadie quiere hablar de trabajo extra fuera de la hora de oficina.

 

Lectura recomendada:

 

Si dudas, ¡no olvides preguntar!


 

Comentarios

Comentarios

Más de Marketing

Más de Relaciones públicas

Más de Startups

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR