Cómo enfrenté los 3 primeros errores en mi emprendimiento

. Ene 17, 2016.

Tenemos dos cosas en común: somos emprendedores y hemos cometido errores. Lo importante es corregirlos y aprender la lección. Conoce cómo enfrenté mis 3 primeros errores.

Recuerdas que en mi post anterior te prometí contarte mis desagradables circunstancias en el camino de mi emprendimiento. Bueno, aquí te cuento tres de ellas.

Como sabes mi emprendimiento se llama Taller Editarte, es una editorial alternativa que produce libros a la medida del autor. En mis 3 años he experimentado altibajos. Cuando creí que ya había encontrado mi modelo de negocios me di cuenta que había cometido una serie de errores que me hicieron retroceder. ¿Quieres conocerlos?

Aprende de mis primeros errores

Bueno, mi primer error fue asociarme con personas que no compartían los mismos intereses que yo. Arrancamos con buen pie y luego (como era natural) nos separamos. Pero no es este error el que quiero contarte con detalle en esta oportunidad. Sino éstos…

Primeros errores: #1 No tomar en cuenta los cambios del entorno

 

Cómo enfrenté los 3 primeros errores de mi emprendimiento

Cómo enfrenté los 3 primeros errores en mi emprendimiento

¡Aunque no lo creas! cansada de leer en todas partes que: “hay que analizar los cambios del entorno” “el entorno afecta el desempeño de los emprendimientos”, etc., etc; y sin embargo, no pude escapar de ello.

Me gusta recomendar a mis clientes un tipo de papel que es de calidad, económico y liviano.Ya tenía un proveedor de confianza que apartaba el papel para mis producciones a buen precio y mis clientes se sentían satisfechos con el producto. Pero, hubo una temporada en mi país en que la dotación de papel fue casi nula. Por tanto, las imprentas no estaban provistas del papel que yo estaba acostumbrada a ofrecer a mis clientes.

Los papeles disponibles eran de calidad, pero costosos y pesados como para un libro. Eso afectó en mi producto final y desde luego, en el precio. La consecuencia fue que perdí mi valor diferencial frente a la competencia.

Primeros errores: #2 Contar los pollos antes de nacer

Cómo enfrenté los 3 primeros errores de mi emprendimiento

Cómo enfrenté los 3 primeros errores en mi emprendimiento

En mi país tenemos este dicho: “No cuentes los pollos antes de nacer” y lo que significa es que no podemos confiar en que de cada huevo nazca un pollo (o polluelo depende cómo se denomine en tu localidad). Y si lo trasladamos a los negocios podríamos decir que: “No podemos confiar en el éxito de una negociación, hasta que te pagan”.
En una oportunidad tenía un potencial cliente muy bueno, con una negociación importante. Estaba “casi” segura que el negocio se iba a concretar, y me adelanté a realizar unas inversiones en equipos que requería para cumplir eficientemente con la tarea. Y finalmente, no se concretó el negocio. Me quedaron unos equipos, pero casi me fuí a la quiebra.

Primeros errores: #3 Contar con un solo cliente

Cómo enfrenté los 3 primeros errores de mi emprendimiento

Cómo enfrenté los 3 primeros errores en mi emprendimiento

Por mi tipo de negocio es poco probable contar con clientes fieles, porque ¡vamos! es difícil que alguien escriba un libro a cada rato y lo quiera publicar. Así que mi apuesta es por volumen, buscar a muchos clientes que deseen publicar un libro.
En otra oportunidad, encontré a un cliente institucional que si me contrató varios libros. Eso me hizo quedarme en mi “zona de confort”, sin hacer mayor esfuerzo por buscar nuevos clientes. Y sin darme cuenta, me quedé con ese solo cliente.
Cuando dejó de contratarme, me quedé en el aire.

¿Errores elementales? ¡Si, por supuesto!, son errores que parecen elementales, pero que cometí por falta de experiencia. Hoy día, no me arrepiento porque me han permitido crecer.

Ya que cuento con este medio para comunicarme contigo, no me avergüenza compartirlos porque esta es la idea. Que aprendamos juntos en este maravilloso camino del emprendimiento.

¿Cuál fue mi saldo con estas experiencias? Sigue leyendo y verás…

Mis reflexiones en torno a mis errores

Considero que los errores son valiosas experiencias que te hacen reflexionar y ser cada día mejor. Definitivamente, ya no soy la misma persona que inició el proyecto de Taller Editarte. Estos 3 primeros errores quedaron en la historia, y a cambio tengo los siguientes aprendizajes:

Tener plan “B” plan “C” ….. y hasta un plan “Z”

Como el entorno es cambiante, conviene tener escenarios alternativos por si no se dan las cosas como la planeas. Uno de mis planes alternativos es migrar a los libros electrónicos.
Otro, es estimular la escritura libre, sin miedo a filtros editoriales. Muchas personas no escriben por temor a que las editoriales rechacen sus manuscritos.
La dotación del papel ya no será un impedimiento para hacer crecer mi negocio. Ahora se me abren infinitas oportunidades en el mundo del libro en la web.

No caer en la zona de confort

Caer en la zona de confort es peligroso. Te hace navegar por aguas aparentemente tranquilas, cómodas, pero en cualquier momento comienza el vendaval.
Fíjate que por estar “cómoda” con un solo cliente que me daba cierta estabilidad, después me quedé sin nada. Abandonar mi zona de confort solo implicaba atender el volumen de trabajo por un lado y por otro enamorar a mis prospectos. ¿Qué tan incómodo podía haber sido?
Lección aprendida…

No abandonar a un potencial cliente

¡Exacto! abandoné a mis prospectos por estar atendiendo el volumen de trabajo que me exigía el único cliente. Y mi explicación en aquel momento era que implicaba mucho trabajo hacer las dos cosas al mismo tiempo. Hoy lo hago diferente, cuando me encuentro con volumen de trabajo que sobrepase nuestra capacidad, contrato a un trabajador independiente por horas. Está muy de moda trabajar desde casa.

Ser flexible

Mirar las cosas desde un solo punto de vista te hace estar rígido y como tal, puedes quebrarte. Si tu actitud es flexible, puedes doblarte, esquivar, moverte, pero nunca caer.
Mi rígida visión era obtener un producto: “libro físico”¿Cómo cambié mi rigidez? bueno, en parte respetando mi “culto por los libros físicos”, pero tomé conciencia que hay otras alternativas. Para mí leer un libro físico es todo una experiencia multisensorial. Olor, textura y visualización tipográfica.
Quizás un libro electrónico no presenta las mismas sensaciones, pero aflora otras más interesantes. Además, reconozco de verdad todas sus bondades ecológicas, económicas, interactivas, etc.
Al superar esta visión, me hace migrar sin ninguna dificultad al e-book. Y como he ampliado mi percepción, entonces puedo vender la nueva versión de mi producto con la misma pasión que antes.

Realizar inversiones “dinero en mano”

En realidad, esta lección no requiere de mayor explicación. Esto me pasó por confiada e ingenua. Sin embargo siempre me gusta ver el lado bueno de las cosas. Tengo unos equipos que puedo aprovechar para nuevos trabajos. Solo que el retorno de la inversión se tardó más de lo que esperaba.

Para resumir mis lecciones aprendidas, te dejo esta infografía:

Cómo enfrenté los 3 primeros errores en mi emprendimiento

Cómo enfrenté los 3 primeros errores en mi emprendimiento

Mi próximo post se lo voy a dedicar al fracaso. Te contaré cómo me levanté. Ahora puedo ver diferentes interpretaciones del fracaso.

Bueno emprendedor, comparte conmigo en los comentarios cuáles fueron tus primeros errores. Cuéntame tus aprendizajes. Recuerda que la idea es aprender juntos a Emprender.

Si quieres leer otros artículos de mi autoría te invito a hacer clic

Imagen destacada cortesía de anfix.tv

Comentarios

Comentarios

Más de Startups

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR