Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

. Feb 21, 2015.

¿Ya viste la película “En búsqueda de la felicidad” protagonizada por Will Smith? Como yo, seguramente te conmoviste con aquella aventura de un padre y un hijo sufriendo la más cruda pobreza en New York y cómo lograron superarla. Conoce la historia de Chris Gardner y descubre cómo desarrollar una competencia clave en el emprendedor: la resilencia.

Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

La pobre vida de Chris Gardner

Chris Gardner nació en 1954 en Wisconsin, Estados Unidos. Hijo de una familia disfuncional, debió vivir en varios hogares adoptivos durante su infancia.

Siendo un adolescente, ingresó al cuerpo médico de la Marina norteamericana. Allí, conoce al Dr. Robert Ellisle.  Chris Gardner comienza a trabajar con él como ayudante de investigación en la Universidad de California y en el hospital de Veteranos de San Francisco. En este lugar aprende a gestionar un laboratorio médico y a trabajar con métodos quirúrgicos. Sin embargo, Chris Gardner nunca estudió medicina por el tiempo que la carrera requería. No tenía dinero y sabía que, una vez se graduara, necesitaría seguir estudiando.

Con muchos problemas financieros, Chris Gardner decide buscar otro empleo para poder mantener a su familia (estaba por nacer su primero hijo). Chris Gardner comienza a trabajar como vendedor de equipos médicos, pero no le iba nada bien.

Su vida da un giro cuando un día de trabajo se topa con un hombre de traje que se bajaba de un Ferrari.

“¿En qué trabaja?”, le pregunta Chris Gardner. El hombre respondió “soy corredor de bolsa”. Chris Gardner no sabía de qué hablaba, pero sí sabía que él quería ser como ese señor de traje.

Chris Gardner no contaba con ningún tipo de estudios universitarios pero tenía ambición.

Chris Gardner comienza a investigar más sobre el negocio de la bolsa y a intentar conseguir alguna entrevista dentro de una compañía. Continuaba trabajando a tiempo parcial como vendedor de productos médicos.

Como parte de una jugarreta del destino -el día que finalmente Chris Gardner recibe la aceptación a una entrevista de trabajo para Dean Witter Reynolds- es arrestado por deber más de 1.000 dólares en multas de tránsito. Pasa 10 días preso.

Al salir en libertad Chris Gardner regresa a casa para notar que había sido abandonado por su esposa. Se había llevado a su hijo pequeño y todo el resto de pertenencias (incluyendo su ropa). Tenían constantes peleas por sus problemas financieros, los cuales se agraviaron en la medida que Chris Gardner insistía en perseguir su sueño de ser corredor de bolsa.

Sin dinero, sin ropa, sin familia y con muchas carencias, Chris Gardner decide de igual forma presentarse en su entrevista de trabajo. Consigue un puesto como aprendiz. Sin embargo, debía competir con otros aprendices por un cargo fijo en la empresa.  Chris Gardner abandonó su trabajo como vendedor y se dedicó exclusivamente a estudiar sobre finanzas.

[Visita nuestra sección de Finanzas]

Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

Lo que marcaba la diferencia del resto de sus competidores era la determinación. Descansando poco, vivía con miles de carencias, pero lo motivaba la meta de conseguir el empleo que podría darle la vida que soñaba a él y su hijo.

Cuentan que a diferencia de sus pares, Chris Gardner era el primero en llegar a la oficina y el último en dejarla. Realizaba alrededor de 200 llamadas por día, para conseguir el mayor número de clientes, y estudiaba de noche para superar a sus adversarios en conocimientos.

Vivía en alberges para indigentes hasta que su esposa regresa para dejarle encargado su pequeño hijo y para marcharse definitivamente. Chris Gardner -a pesar de no tener un techo y no poder ingresar niños dentro del refugio- asume el reto.

Chris Gardner pasó a vivir en parques, baños públicos e, inclusive, a dormir a escondidas con su hijo en su oficina. A pesar de ganar muy poco dinero por ello, cualquier ingreso era utilizado en alimentar a su hijo, vestirlo y pagar la guardería (la cual, curiosamente, se llamaba “Felycidad” -con Y-).

Tardaría 1 año para a Chris Gardner se le ofreciera un puesto como corredor de bolsa a tiempo completo en la compañía Bear-Steams & Company, tras completar el difícil examen de aplicación y obtener excelentes referencias de su participación como aprendiz en Dean Witter Reynolds.

5 años después de conseguir su primer trabajo como corredor de bolsa, Chris Gardner funda su primera empresa de asesoría financiera con un capital de tan solo 10.000 dólares. En su oficina, situada en su propia casa, realizaba tratos desde la mesa del comedor.

Chris Gardner vende su empresa en el 2006 por una suma millonaria no revelada. A pesar de haber dejado atrás la pobreza, Chris Gardner todo lo que tuvo que resistir para llegar a donde está ahora. Ahora, trabaja como conferencista y motivador. Además tiene una fundación que ayuda a otras personas en situación de pobreza (a través de empresas de trabajo para indigentes y viviendas de baja renta).

Una vez que Chris Gardner obtuvo suficiente dinero, compró el antiguo Ferrari negro de Michael Jordan para simbolizar su éxito. Ahora él el señor de traje que bajaba de un Ferrari.

Luego de su éxito, la dramática historia de Chris Gardner inspira la filmación de la película “En búsqueda de la felicidad” (2006). Poco después comienza a escribir un libro con el mismo título.

Libros de Chris Gardner:

 

Consejos de Chris Gardner

Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

Chris Gardner: En búsqueda de la felicidad

Sé el mejor en lo que hagas

No importa a qué has decidido dedicar tu vida, esmérate por ser el mejor de los mejores. El éxito no radica en la cantidad de dinero que ingrese a tu cuenta bancaria sino en la excelencia de tu trabajo.

Las limitaciones de la vida solo son limitantes si tú lo permites.  No existe una excusa valedera para no ser quien siempre has querido.

Si alguna vez has soñado con algo y no lo has conseguido, quizás es momento de revisar tus metas.

Sé feliz

Cualquiera puede hacer mucho dinero pero solo unos pocos consiguen ser realmente felices. Por supuesto, un buen ingreso alivia las preocupaciones, pero sin un propósito la vida carece de sentido.

“Puedes hacer dinero, puedes perder dinero, pero no puedes hacer tiempo, una vez que se ha ido se ha ido.” – Chris Gardner

Comentarios

Comentarios

Más de Casos de éxito

Recibe un resumen de nuestros mejores artículos y recursos GRATIS en tu email

Como tú, tampoco nos gusta el spam, por lo que solo te escribiremos 1 vez por semana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR